Naty Abascal es incombustible. Recién llegada de la Semana de la Moda  París, donde se grabó el polémico vídeo que ha calentado las redes sociales, la estilista nos confiesa, tajante: «Soy una mujer divertida y la gente se mete conmigo por eso. Salía de trabajar a las 9 de la mañana y fui desayunar a una brasserie que habían montado para el desfile de Chanel. Era genial Todas las modelos pasaron por allí. El vídeo fue un amigo de Sao Paulo, muy divertido, como podría ser cualquiera que me hiciera un amigo, como vosotros. Lo primero que encontré fue un pan, y me grabó…, lo subió a Instagram.»

Naty se reunió con la Peña Periodística Cuarto Poder en Casa Lucio, en Madrid, sede habitual de sus almuerzos: «La gente que se mofa no tiene sentido del humor, no saben donde estoy… Son unos indocumentados, que no saben que era una brasserie en el Grand Palais para el desfile. Mi abogado me dijo que no hablase y que no contestase, aunque podría demandar por atentar contra mi honor. Solo me preocupa por mis hijos, que les molesta, como es normal. Soy su madre. Fue Rafael quien me llamó a las 9 de la mañana para decirme lo que pasaba. Pero, vamos, no me importa nada»

Naty Abascal

Espectacular, e incombustible a sus 71 años, la que fuera una de las modelos más importantes del mundo nos cuenta: «Pienso trabajar hasta que me muera».

Discreta sobre el amor, parece que ha encontrado una ilusión tras su traumática separación del padre de sus hijos, el duque de Feria, y su romance con el fallecido Ramón Mendoza: «Tengo un amigo especial, pero no vive en España y no os voy a contar nada más», nos dijo, enigmática, riendo.

Naty Abascal

Naty Abascal posa en la foto con la Peña Periodística Cuarto Poder, de la que Semana.es forma parte.

Naty Abascal

La estilista, con Lucio y su hija María. Los almuerzos de la Peña Cuarto Poder se celebran siempre en el restaurante Casa Lucio.