Naty Abascal ha revelado a su entorno que está preocupada por su hijo. Luis Medina se encuentra en el punto de mira de la justicia desde hace días.


La Fiscalía Anticorrupción ha presentado una querella ante los Juzgados de Madrid contra el empresario Alberto Luceño y contra Luis Medina (41 años), quien actuó como intermediario, tras acusarles de estafa, blanqueo de capitales y falsedad documental. ¿El motivo? Aseguran que existen supuestas irregularidades en la venta al Ayuntamiento de Madrid de mascarillas, guantes y test covid, pues hay quien dice que estaban defectuosos. Entonces, este material escaseaba en nuestro país, especialmente en el sector sanitario, por lo que muchos critican que Luceño aumentara su coste en un 80 %. Ambos declararán por las comisiones que cobraron en varios contratos en plena pandemia, no obstante, aseguran estar tranquilos, en especial Luis Medina. «No he hablado con familiares de Almeida. Cobré un millón, pero no es ilegal», ha dicho al ‘Confidencial’. Su madre, Naty Abascal, en cambio, no esconde la preocupación a su círculo íntimo, tal y como ha podido saber SEMANA.

Luis Medina
Gtres

«Es un tema incómodo y a Naty le preocupa que su hijo se vea salpicado por algo tan delicado. Ella insiste en que su hijo es muy trabajador…No se podía imaginar esta noticia», dice alguien que conoce muy bien a la sevillana. Eso sí, prefiere mantenerse al margen y no dar explicaciones públicamente. Quiere que sea su hijo, Luis Medina, el que las dé delante de un juez y el que responda acerca de la compra de un velero que adquirió por 325.000 euros, dinero que procedía de este millón de euros.

El material sanitario se vendió por 15 millones de euros, una operación en la que Luis Medina como personaje público y famoso ejerció como intermediario: «Yo conocía a una persona que, porque trabajaba mucho en China, sabía cómo traer a España mascarillas y otro material. Y un día comenté con una persona que conozco desde hace mucho tiempo, y que prefiero mantener en el anonimato, que era una pena no aprovechar ese contacto para ayudar a algún organismo público». Esta llamada sirvió para que Luis Medina se embolsará un millón de euros que él tilda de «comisión normal de intermediación», aunque no todo el mundo piensa igual acerca de este escándalo.

Naty Abascal es uno de los apoyos más férreos de Luis Medina y no le soltará de la mano, pero la preocupación y la inquietud en la familia es un hecho. No saben qué sucederá, lo que sí se sabe es que serán llamados a declarar después de las vacaciones de Semana Santa. Fuentes jurídicas han revelado que será a partir del 25 de abril cuando sean citados y, aunque es pronto para saber el futuro legal de Luis Medina, lo cierto es que hay quien cree que apunta como complicado. Almeida, alcalde de Madrid, decía este jueves que se personaría en la causa como «perjudicado», ya que su objetivo es poder recuperar el dinero para el Ayuntamiento de Madrid.

Vídeo: Europa Press

La querella dice que Luceña y Luis Medina «actuaron de común acuerdo y con ánimo de obtener un exagerado e injustificado beneficio económico, ofrecieron al Ayuntamiento de Madrid la posibilidad de adquirir grandes remesas de material sanitario fabricado en China». Este mismo jueves él y su madre reaparecían por separado: ella entrando a unos grandes almacenes y a la salida corriendo hacia un taxi y él paseando a su mascota en las inmediaciones de su casa.