A la actriz se le está haciendo cuesta arriba sobrellevar su vida personal y profesional desde que se mudó con su familia al país sudamericano.


Se mujer trabajadora y madre a la vez no es tarea fácil. Que se lo digan a Natalia Sánchez, a quien le ha tocado trabajar a más de 10.000 kilómetros de casa, en Argentina. La actriz está inmersa en un nuevo proyecto profesional junto a su marido, Marc Clotet y sus dos hijos pequeños Neo y Lia. Está encantada con este nuevo reto, pero aún le está costando poder compaginar trabajo y familia.

«Esta soy yo trabajando(foto 1 😍🎬) y esta también soy yo cuando llego a casa 12 horas más tarde (foto 2 y video😍🤱). En todas soy yo, con el mismo peinado, mismo maquillaje, pero “escenarios” diferentes», arranca diciendo en su perfil de Instagram.

«La conciliación es dificilísima»

«En nuestro trabajo, como en muchos otros y, como en esta sociedad en general, la conciliación es dificilísima», continúa. «A veces, de hecho, imposible. Y es entonces cuando Marc o yo tenemos que renunciar a ciertos trabajos para poder seguir criando a nuestros retoños. Me ENCANTA mi trabajo y ME ENCANTA ser madre, pero a veces, con los horarios que tiene nuestra profesión, los viajes y la falta de rutina, resulta muy difícil compaginarlo todo. Y, en mi caso, reconozco que me resulta imposible dejar de “ser madre” en el trabajo (no soy capaz de dejar de estar pendiente del móvil, por si pasa algo o simplemente para saber si “han comido/dormido bien”, si se han “tomado la medicina” etc…)», destaca.

«Y por otro lado, tampoco puedo dejar de “trabajar en casa”(repasando texto mientras les baño y contestando whatsapps, llamadas y mails a todas horas…) Bff… A veces siento que “no llego” y, si a eso, le sumas el poco tiempo que queda para atender a tus amig@s, a tu familia, a vosotr@s, que sois la ”otra gran familia” y a tu pareja… Es un sentimiento de culpa continuo por querer estar al 200% en todas partes y sentir que no llegas a nada…¡Maldita exigencia!», escribe en su perfil oficial de Instagram.

Redes sociales

«marc_clotet y yo, a veces hablamos de lo felices que éramos, también, antes de tener hijos, de lo “libres” que éramos y de lo “sencillo” que era todo! Pero luego llegamos a casa después de un día intenso de trabajo y Lia y Neo nos reciben con esa ilusión e inocencia(como perdonándote que lleves 12h desaparecid@) y os prometo que no hay nada comparable…❤️», dice. «Y ya en la cama, con las luces apagadas y los “terremotos” durmiendo, nos decimos en bajito: “lo estamos haciendo bien…”y nos apretamos la mano, cómplices, dándonos la fuerza necesaria para comenzar de nuevo al día siguiente. Y es que somos unos afortunados por podernos dedicar a lo que amamos, por tener salud, amor y un equipo, familia y amig@s maravillosos que lo entienden todo y ayudan a hacerlo posible. A tod@s(y en especial, a nuestros @chekkabuenosaires y @storylabarg ), GRACIAS!❤️», concluye.