Natalia de Molina, a sus 25 años, es la actriz de moda. Ha conseguido su segundo Goya y lo ha hecho imponiéndose a grandes damas del celuloide como Juliette Binoche o Penélope Cruz. Con una sonrisa inmensa Natalia de Molina parecía no creerse todo lo que le está sucediendo.

Natalia de Molina con su Goya en la mano y rodeada de otros premiados y premiadas.
Natalia de Molina con su Goya en la mano y rodeada de otros premiados y premiadas

La joven actriz, nacida en 1990 en localidad jienense de Linares, se alzó con el Goya a la Mejor Actriz Revelación por ‘Vivir es fácil con los ojos cerrados’ y ahora en los Premios Goya 2016 ha sido escogida como la Mejor Actriz Protagonista por su duro y realista papel en la película ‘Techo y Comida’ en la que da vida a una madre soltera sin recursos económicos.

Una Natalia de Molina desbordante de felicidad tras ganar el Goya 2016 a la mejor Actriz Protagonista
Una Natalia de Molina desbordante de felicidad tras ganar el Goya 2016 a la mejor Actriz Protagonista

Con este galardón, Natalia de Molina se convierte, junto Laia Marull, es ser la única actriz que ha ganado ambos Goya. Pero Natalia es única por muchas cosas. También es la única actriz que están nominada en todos los grandes galardones de cine del año en el panorama español: los Goya, las Medallas del CEC, los Premios Gaudí, los andalues Asecan y los Feroz.

Natalia tiene una hermana que también es actriz: Celia de Molina, quien seguro está viviendo con la misma felicidad que Natalia este maravilloso momento. A Natalia de Molina se la rifan los directores desde que David Trueba la descubriera: Paco León o Pepón Montero ya han tenido la oportunidad de rodar con esta actriz de espontánea naturalidad y marcado y auténtico acento andaluz que ni el mismo Dani Rovira fue capaz de imitar en la gala.

La actriz de 25 años Natalia de Molina es de Jaén
La actriz de 25 años Natalia de Molina es de Jaén

En abril se estrenará la divertida comedia ‘Kiki’ dirigida por Pacó León y que Natalia de Molina protagoniza explorando un registro cómico totalmente opuesto al drama y angustia vital en su papel de Techo y Comida que, sin embargo, le está grajeando tantas y tan buenas críticas y premios.