Ha muerto el torero Jaime Ostos a los 90 años a consecuencia de un infarto.


Ha muerto el torero Jaime Ostos, a los 90 años, a consecuencia de un infarto. El diestro se encontraba en Colombia en la casa de una amiga donde ha pasado la nochevieja y ha vivido los primeros días de este recién estrenado 2022. El fallecimiento se ha producido en Bogotá. Hoy mismo tenía previsto coger un vuelo de regreso a nuestro país junto a su mujer, María Ángeles Grajal, quien ha permanecido a su lado hasta el último momento. Será recordado como una de las grandes figuras taurinas que triunfó en los ruedos durante las décadas de los 60 y 70. Se retiró en el año 1974.

Gtres

Los restos mortales del torero serán incinerados en Colombia y será su mujer quien regrese con ellos a nuestro país. Jaime Ostos estuvo casado en dos ocasiones y era padre de cuatro hijos. Con su segunda mujer, la doctora María Ángeles Grajal, se casó en 2014 en la localidad madrileña de Villaviciosa de Odón. A pesar de que en los últimos años su salud ha sido noticia por distintos ingresos, estos meses ha estado estable lo que le ha permitido realizar este viaje. Su hijo Jacobo ha intervenido en directo en el programa ‘Viva la vida’ donde, totalmente desolado, ha reconocido que se había enterado de la noticia dos horas atrás.

El dolor de su hijo

«Mi padre ha estado feliz con su gente, con sus amigos y con mi madre. Hasta ayer estaba bailando como bailaba él, por bulerías. Mi madre me mandaba fotos a diario y vídeos de él. Han estado en Cartagena y Bogotá. Por fuera estaba muy bien. Son casi 91 años. Es ley de vida, supongo», ha afirmado con la voz entrecortada. «Hasta hace cinco minutos no había derramado ni una lágrimas porque no me lo creía, pero cuando te escribe tanta gente y piensas que no vas a volverle a ver, entonces te das cuenta de que no podrás abrazarle más», ha señalado totalmente roto.

Gtres

Jacobo Ostos también ha explicado que su progenitor «estaba físicamente bien para coger un vuelo e irse a Colombia. Como me ha dicho mi madre, ha muerto sin dolor y rodeado de su gente, excepto de sus hijos. Es lo único que me duele. Era una persona que todo el mundo estaba pendiente de él. Todos le queríamos».

La muerte se ha producido de forma totalmente inesperada cuando estaba recuperado de sus distintas afecciones. «Estuve a punto de irme a Colombia con ellos, pero por cuestiones de trabajo decidí que no. Me voy a arrepentir toda mi vida», ha confesado Jacobo entre lágrimas.

Gtres

Los últimos años, Jaime Ostos ha acuciado distintos problemas de salud que le han hecho estar ingresado durante largas etapas. Estuvo hospitalizado alrededor de dos meses en 2020 por fuertes dolores de espalda. Un ingreso que coincidió con la primera ola de la pandemia, lo que agravó aún más su estado ya que se contagió de coronavirus.