La celebración del funeral del duque de Edimburgo podría provocar la asistencia de Meghan Markle y el príncipe Harry a su último adiós. Sería el primer encuentro familiar tras las explosivas declaraciones de estos a Oprah Winfrey.


La muerte de Felipe de Edimburgo ha conmocionado al mundo. A sus 99 años, hacía apenas unas semanas que abandonó el hospital para regresar a su residencia tras ser intervenido de una dolencia cardíaca. Felipe de Edimburgo, esposo de la reina Isabel de Inglaterra, ha fallecido este viernes a los 99 años de edad, en el castillo de Windsor, según ha comunicado el palacio de Buckingham. Lo hacía tras superar su último gran bache de salud, un ingreso que le mantuvo en el hospital durante casi un mes.

Su muerte ha provocado las dudas sobre qué podría celebrarse para dar el último adiós al duque de Edimburgo. La situación actual provocada por el Covid-19 podría provocar que no se hiciera un funeral multitudinario, ya que las medidas para impedir los contagios impiden grandes aglomeraciones y obligan a mantener la distancia social.

El duque de Edimburgo ha fallecido a los 99 años de edad

© Gtres.

En caso de que se celebrara algún acto oficial para despedirlo, los asistentes más esperados podrían ser el príncipe Harry y Meghan Markle. Podría ser el momento clave para que su familia se reúna de nuevo tras las duras palabras de la pareja a Oprah Winfrey sobre el malestar con algunos de los miembros de la familia real británica. Y es que por moralidad, el matrimonio debería estar al lado de su familia para despedir al abuelo de Harry.

Hay que recordar que el matrimonio se encuentra en la actualidad viviendo en California, algo que podría impedir que viajen hasta Reino Unido para dar el último adiós al duque de Edimburgo. Además, hay que tener en cuenta que Meghan Markle se encuentra embarazada de su segundo hijo, una niña que nacerá en pocos meses.

En caso de que su desplazamiento no fuera posible, sería el príncipe Harry el que podría coger un avión con destino Reino Unido y así estar al lado de su familia en estos momentos tan delicados. El duque de Edimburgo ha sido una pieza clave en la vida de su abuela, Isabel de Inglaterra, al que ha dedicado bonitas palabras en alguna ocasión: «Él ha sido mi fuerza y mi apoyo durante todos estos años», llegó a decir la reina durante el banquete por sus bodas de oro en 1997.

Harry y Meghan podrían viajar a Reino Unido para el funeral

© CBS.

En caso de que Harry y Meghan viajen hasta Reino Unido para dar el último adiós al duque de Edimburgo hará posible un reencuentro con la familia del príncipe. Se tendrán que ver las caras con algunos miembros de la casa real británica después de haber hecho público algunos momentos que vivieron cuando pertenecían a la familia real.

En su charla, Meghan Markle aseguró que se le llegó a pasar acabar con su vida. «No quería seguir viviendo. No podía quedarme sola. Estaba asustada, se supone que yo debía ser más fuerte. Necesitaba ayuda y me la negaron porque no sería bueno para la Institución. No tenía elección, estaba preocupada por mi salud mental. Tuve pensamientos suicidas muy reales y no sabía a quién recurrir. Estábamos desesperados. Y nos fuimos porque necesitábamos ayuda y nadie nos ayudó. Nunca dejamos la familia. Solo cambiamos nuestro papel en ella», comentaba.

Meghan habló de los pensamientos suicidas que tuvo

© CBS.

De la misma forma, los duques de Sussex revelaron la preocupación que hubo en Palacio por el tono de piel que tendría el pequeño Archie. Unas palabras que provocaron que la veterana periodista mostrara su cara de estupefacción. “Me permitían hacer muy pocas cosas y eso te genera soledad. En los meses embarazada de Archie, tuvimos que tratar temas como su seguridad, su título, y cuán oscuro sería el tono de su piel”, admitía la que fuera protagonista de ‘Suits’.