Muere Adriana Rothlander, ex de José Frade y azote de Norma Duval

Adriana Rothlander ha fallecido en la madrugada de este jueves a los 70 años de edad a consecuencia de un cáncer. Era la exmujer de José Frade, quien después de su ruptura cayó en los brazos de Norma Duval. La vedette fue muy criticada por Adriana en los platós de televisión

Malas noticias. Adriana Rothlander, primera mujer de José Frade, ha fallecido en la madrugada de este jueves a los 70 años de edad, tal y como ha desvelado ‘Vanitatis’. Una triste noticia para una de las mujeres que más juego dio en los platós de televisión hace algo más de una década, cuando su matrimonio con el productor de cine se fue al traste y él comenzó un sonado romance con Norma Duval. Su opinión fue muy reclamada en el mundo de la crónica social y ella no tuvo reparos en desgranar los pormenores de sus tres décadas de relación y también sobre lo que conocía del romance de su ex con la vedette.

Leer más: conoce a las sobrinas de Norma Duval

Adriana Rothlander decidió alejarse del calor de los focos tiempo después de convertirse en una habitual de los platós. Se le diagnosticó un cáncer y ella optó por retirarse de la actividad pública y centrarse en estar junto a su familia, sus amigos de toda la vida y en luchar por recuperar la salud. Lo consiguió, pero un segundo cáncer ha terminado por ganarle la batalla, como así han adelantado en el citado medio.

Adriana Rothlander ha luchado muchísimo en los últimos años. Primero luchó por salvar su matrimonio con José Frade, pero no funcionó. Después luchó por hacer llegar su verdad al público a través de polémicas entrevistas, en las que el nombre de Norma Duval siempre terminaba por aparecer. Después luchó en los tribunales contra su expareja, para después luchar contra el cáncer. La batalla más dura. Su última batalla.

José Frade decidió demandar a la madre de sus hijos por asegurar en ‘¿Dónde estás corazón?’ que su ex le había sido infiel durante su matrimonio con Norma Duval. Él no aceptó esta afirmación como cierta y consideraba que atentaba directamente contra su integridad personal. Después de esta agria batalla en los juzgados fue cuando decidió alejarse de la actividad mediática y vivir una vida más tranquila, centrada en los suyos y en ella misma.