La modelo australiana, de 29 años, paseó su esbelta figura por el aeropuerto LAX de Los Ángeles, dispuesta a viajar cómoda, pero siempre con estilo. Tras asistir a la 70ª edición de los Globos de Oro, en la que fue una de las invitadas más guapas, Miranda no tenía más remedio que volver al trabajo. 

Eso sí, antes nos dejó unas cuantas instantáneas de la fiesta ejerciendo como reportera dejando sus impresiones en múltiples mensajes y fotos a través de su cuentas de Twitter. Algunas de ellas posando con su marido, el actor Orlando Bloom, con el que, aunque no hizo el paseíllo por la alfombra roja, sí se dejaron ver en la after party promocionada por InStyle-Warner Bros. Además, ese mismo día, el 13 de enero, el protagonista de El reino de los cielos y Piratas del Caribe cumplía 36 años. Y precisamente Miranda se encargó de colgar una foto con una tarta en la que podía leerse «Happy Birthday».

Miranda-Kerr-ascensor

La modelo, con gesto simpático, tomando el ascensor cargada de maletas y acompañada por su asistente.

Miranda Kerr y Orlando Bloom se casaron en julio de 2010, y el 6 de enero de 2011 nació su hijo, Flynn, quien acaba de cumplir dos añitos.  Por el momento, como la propia top ha confirmado recientemente, no piensan aumentar la familia: «Por ahora, no repetimos como papás. Los dos estamos muy ocupados, por lo que es bonito poder pasar tiempo juntos y no apresurarnos a tener más bebé». Cuando no pueden estar juntos, según asegura, utilizan mucho el Skype, el popular sistema de videollamada por Internet. Así, de una forma u otra, siempre consiguen tener a la familia unida.

Miranda-Kerr-aeropuerto

Miranda es una de las modelos de la firma Victoria’s Secret.