Mila Ximénez ha recibido la llamada de su hermano.
Mila Ximénez ha recibido la llamada de su hermano.

Mila Ximénez se quedará finalmente en ‘Supervivientes’. La colaboradora de ‘Sálvame’ estaba con dudas de si permanecer o no en la isla. Sin embargo, su hermano y su compañero, Jorge Javier Vázquez, la han animado a seguir adelante. «Estás en el periodo de adaptación, tú eres una persona solidaria, yo creo que por esa solidaridad, que menos que te vayas un ratito al infierno con tu equipo», le ha dicho el presentador a su compañera y amiga.

La colaboradora de Sálvame se hunde tras perder la prueba que hace que su equipo y ella tengan que trasladarse al infierno, Laguna Cacao. Mila Ximénez se echa toda la culpa por no haber conseguido completar el puzzle que les permitiría continuar en el paraíso. Tras el fracaso de la prueba, vuelve a decir que quiere marcharse del concurso: «Esta aventura se ha terminado. Yo no puedo tener a un equipo mandándoles al infierno porque yo no soy capaz de hacer absolutamente nada».

Fue durante las nominaciones junto a Dulce cuando estalló y rompió a llorar en directo: «No puedo ni estafar a una productora, ni a mí misma, ni a la gente que quiere venir a este concurso y vivirlo. Yo no lo estoy pasando bien. Por mi parte lo siento, pero no voy a seguir, no voy a continuar», continuó diciendo derrumbada.

La superviviente asegura que por las noches no puede dormir y que sufre ataques de ansiedad: «Me da pavor que llegue la noche». Jorge Javier no podía ver así a su compañera de ‘Sálvame’ e intento calmarla y que entrara en razón. Mientras que Mila Ximénez continuaba completamente rota. 

mila-2
La colaboradora de ‘Sálvame’ no ha podido evitar las lágrimas.

Además, Dulce también intento tranquilizarla y la estuvo apoyando durante las nominaciones. La ex niñera de Cantora se atrevió a cantarle a capela ‘Príncipe azul’, de Isabel Pantoja. «Apoyo a Mila a muerte», añadió Dulce. 

Pero la noche no acababa aquí, el hermano de Milá también entró en directo por teléfono: «Deberías quitarte ese exceso de responsabilidad, no eres tú la única que gana o pierde las pruebas. El ánimo con el que te fuiste, las ganas de vivir la experiencia y el saber que estamos aquí y te apoyamos».Todas estas palabras han servido para que la superviviente recapacitará y se tranquilizara para tomar la decisión de quedarse y decir: «Vale, me quedo».