Miguel Bosé se ha visto en la obligación de hacer un vídeo a través de sus redes sociales para contestar a todas las críticas que ha recibido.


Solo cuatro días después de compartir la publicación más polémica de sus redes sociales, Miguel Bosé ha reaparecido en su Instagram para hablar de todas las críticas que ha recibido después de animar a sus seguidores a acudir a una manifestación el pasado domingo en contra de las medidas que ha llevado a cabo el Gobierno para combatir el coronavirus. Entre ellas, el uso de las mascarillas, de la que está en contra.

Miguel Bosé ha elegido Instagram para dar explicaciones al respecto, anunciando que Twitter le ha cerrado su cuenta. «Me han castigado. He sido un niño malo. No tengo una de las tres redes sociales…», empieza explicando lamentándose. «El bicho existe y el bicho ha matado a mucha gente», reconoce en un largo vídeo.

Se trata de la reaparición del cantante después de que se haya convertido en el protagonista de la polémica de la semana al animar a ir a una manifestación en contra de las medidas covid-19: «Nunca he dicho que no existiera el bicho, pero es verdad que su fuerza está disminuyendo, eso es oficial».

Unas declaraciones polémicas y virales

El cantante incitó a sus seguidores a través de las redes sociales a acudir a una manifestación en Madrid en contra de las medidas anti covid-19. Entre lo que pedían era que el uso de la mascarilla no fuera obligatorio, algo que ha indignado mucho a la mayor parte de la población española.

Pues bien, después de que se celebrara esta manifestación, a la que finalmente el cantante no acudió, Miguel Bosé reaparecía, luciendo mascarilla, el complemento que tanto ha criticado en los últimos días. El cantante acudía a un centro comercial para hacer unas compras, donde le vimos con la mascarilla. Y es que en este tipo de establecimientos es obligatorio su uso, por lo que no ha podido evitar llevarla.

A Miguel Bosé le han llovido las críticas después de que haya promovido en su cuenta oficial de Twitter una manifestación en Madrid en contra del uso obligatorio de la mascarilla. Bosé anima a sus más de tres millones de seguidores a que el domingo 16 de agosto acudieran a la Plaza de Colón de Madrid para poder sumar «un millón» de asistentes, a la que él mismo decidió no acudir.

Aunque se trataba de una manifestación en contra del uso de las mascarillas, los organizadores hacían hincapié en mostrar su recomendación a que acudieran con ellas puestas para que, según explican, no les puedan acusar «de rebrotes», «disolver la manifestación» o arrestarles.