Las quejas de Mette-Marit de Noruega: lo más duro de ser princesa

A pesar de mantenerse más alejada de la vida pública, Mette-Marit de Noruega está inmersa en otros proyectos profesionales.

El pasado año, la princesa Mette-Marit de Noruega reveló que padecía fibrosis pulmonar. Una enfermedad que ha hecho que se mantenga más alejada del foco mediática y que sea en contadas ocasiones cuando tenga presencia en un acto oficial. La vida de ser princesa no ha sido fácil. Y así lo ha desvelado Mette-Marit.

Las vacaciones de aventura de Mette-Marit, a pesar de su enfermedad

8Alejada de la vida pública, pero inmersa en otros proyectos

A pesar de mantenerse más alejada de la agenda oficial, Mette-Marit de Noruega sigue inmersa en diferentes proyectos. Uno de ellos ha sido al lado del autor Geir Gulliksen, con quien ha editado el libro ‘Patria y otras historias’, en las que doce autores escriben sobre qué significa ser noruego.

7Dentro del mismo, hay una mini entrevista de la princesa

Además, dentro de este mismo libro, hay una entrevista a la princesa Mette-Marit de Noruega realizada por Geir Gulliksen en la que relata cómo fueron sus duros comienzos como princesa. Y es que no fueron nada fáciles.

Las carísimas vacaciones de Haakon y Mette-Marit en Formentera

6Los noruegos no estaban convencidos con el papel de Mette-Marit como princesa

Cuando se dio a conocer la relación entre Mette-Marit y Haakon no fue muy bien vista por los noruegos. ¿El motivo? Su polémico pasado y el hecho de que tuviera un hijo, Mairus Borg, de una anterior relación. A pesar de esto, ella intentó convencer a los noruegos e incluso pidió perdón públicamente.

5Intentó convertirse en la princesa perfecta

Después de esto, intentó convertirse en la princesa perfecta. Y todo lo que ello conlleva. Algo que no fue muy fácil para Mette-Marit y así mismo lo explica ella: «Todavía sigo manteniendo la rebeldía de mi juventud. No desempeño mi papel de la forma en que muchos esperan que lo haga. Más bien, por el contrario, creo«, comienza relatando.

4Ya no le preocupa ser la princesa perfecta

«Los primeros diez años intenté ser como pensé que debería ser una princesa heredera. Pero ahora ya no estoy demasiado preocupada por eso. Es importante vivir una vida que pueda defender y ser yo misma«, sentencia la princesa noruega entendiendo las críticas que ha recibido a lo largo de los años.

3Tuvo una infancia dura

La princesa Mette-Marit ha asegurado que la literatura le ha cambiado e incluso muchas veces le ha salvado la vida. Y es que desde su infancia, había algo que no encajaba en su vida: «Comencé a ver que mi infancia me había hecho algo, y estaba pasando por una fase en la que tenía tanto dolor como podía, y salió con ira y tristeza. Hasta que viajé a Australia, había sido la joven más concienzuda del mundo», expresa en la mini entrevista.

2Su familia, su mayor apoyo en estos momentos

Mette-Marit ha encontrado en la bonita familia que ha formado, también una vía de escape y en quienes apoyarse tras conocer la enfermedad que está padeciendo. La que fuera una princesa rebelde (incluso se llegó a rapar toda la cabeza cuando estaba en el instituto), ahora está mucho más tranquila y le preocupa menos proyectar la imagen de princesa perfecta.

1Su última gran noche

Este fin de semana, tuvo una cita muy especial. Celebró la confirmación de su hija, la princesa Ingrid Alexandra de Noruega. Un gran día que pasaron en familia y donde además también asistió el rey Felipe.