Mette-Marit, con las víctimas de Utoya