La cantante confiesa a SEMANA estar feliz y tranquila y nos habla de su vida, de su carrera y también de sus planes de futuro


Ha cumplido la mayoría de edad en la música (18 años) pero Merche (46) sigue teniendo el mismo espíritu con el que empezó. Esta gaditana, que lanzó su noveno disco al mercado justo antes de que estallara la crisis sanitaria, se ha sentado con SEMANA y nos ha mostrado su versión más auténtica. La cantante nos ha abierto su corazón y con ella hemos hablado de música, de amores, de su faceta como madre y cómo ha pasado estos últimos meses. Y es que la artista se ha mudado, se ha quedado soltera y ha sacado nuevo álbum en muy poco tiempo, y nos lo cuenta todo para nuestra revista.

¿Cómo has vivido estos últimos meses?
Pues yo creo que, como el resto de los españoles, con mucho dolor, por toda la gente que ha fallecido y los que lo están pasando mal. Siento mucha incertidumbre, sobre todo en el plano laboral.

¿Qué ha sido lo peor?
Yo intento, por mi filosofía de vida, poner una sonrisa todos los días y quieras o no, ves la vida de otra manera.

¿Dónde lo has pasado?
Una primera etapa del confinamiento la pasé en Córdoba, en casa de mi hermana mayor. Me pilló allí y como no me podía mover, me pasé en ese pisito dos meses. Es verdad que una vez que pude moverme, me mudé.

¿Qué tal ha sido la mudanza?
Un poquito caos, porque no había empresas de mudanza. He vivido estos meses entre cajas y aún sigo teniendo algunas cuantas por en medio… porque ha sido una mudanza muy grande, pero ahora me encuentro muy feliz, tengo todo más o menos ordenado y estoy con mi niña. Estoy viviendo a las afueras de Madrid y allí todavía no nos han confinado.

¿Cómo lo ha pasado estos meses tu hija?
Ella, en rasgos generales, lo ha pasado bien. Es verdad que tuvo una época en la que estuvo estuvo más traviesa de lo normal y se ponía a pintar las paredes de la casa de mi hermana y yo le decía, «chiquilla, no pintas las paredes de casa y te pones a pintar las de tu tía» (Se ríe)

Los niños lo suelen pasar peor que los mayores
Tuvo momentos de rebeldía, pero por el aburrimiento… ¿Sabes lo que llevé mal? El tema de ejercer de profesora, y mira que yo estudié magisterio. Hay muchas asignaturas que no sabía cómo afrontarlas, pero sobre todo, en la parte final, porque además de eso, yo tenía que seguir componiendo y creando contenido para mis redes sociales.

¿La crisis te está afectando mucho económicamente?
Justo cuando empezó el confinamiento yo acababa de publicar mi último disco (el noveno de mi carrera) y había empezado una gira, de la que sólo pude hacer un concierto en Madrid. Todos mis conciertos se me han caído, aunque poco a poco estamos nuevamente activándonos. Era una gira muy especial para mí, porque la monté entera yo, desde las luces hasta el estilismo…

Pese a todo, has podido dar dos conciertos tras la vuelta a la «nueva normalidad»
Sí, pero no es lo mismo, no era ese espectáculo. Solo pude ir con un músico y dos coristas. Era algo más acústico y la gente estaba en mesas sentados…

¿Y qué hace Merche en estos momentos en los que no puede subirse a un escenario?
Reinventarse y hacer otro tipo de cosas. De hecho, ahora voy a sacar dos proyectos para poder seguir avanzando. Pero todo lo que es el tema de conciertos y giras, eso está más paradito. Todos lo estamos pasando muy mal.

Sacaste un álbum muy especial, justo cuando estalló el estado de alarma…
El título dice lo que este disco significa para mí: «Es ahora». Todo fue como muy premonitorio. Hay veces que le damos tantas vueltas a las cosas que nos han pasado en el pasado y estamos tan pendientes de los sueños del futuro, que al final nos olvidamos de vivir el ahora. En este disco me he lanzado a producir 7 de las nueve canciones y es especial por muchos motivos, por el momento que estaba viviendo, por la responsabilidad de producirlo yo…

En «Es ahora», le dedicas una canción al hombre de tu vida, tu padre…
Le dedico «Hasta Hoy»… Hasta la manera de cantarla es un homenaje a él. Me costó la misma vida interpretarla…

Lo tienes muy presente
Sí (se emociona) … Hace muy poquito que se me fue y lo disfruté poquito a mi padre y precisamente, cuando empecé a disfrutarlo, fueron ya los dos últimos años de su vida. Me ha dejado un legado muy importante… Gracias a él, canto yo. Mi vena artística y mi voz, es todo él.

También tienes una canción con un mensaje muy claro, “Lo que me dé la gana”
Por supuesto, que cada uno sea como quiera ser y que ame a quien quiera amar… siempre y cuando no se le falte el respeto a nadie. Quería reivindicar la libertad en general. Tenemos que aceptarnos y respetarnos. Es un sonido muy diferente a todo lo que hecho y es una de las canciones de las que más me siento orgullosa.