Irene Rosales se ha convertido en el apoyo fundamental de su marido, Kiko Rivera, después de que sufriera un ictus. El DJ continúa ingresado en el hospital Virgen del Rocío de Sevilla y su estado es estable. La andaluza ha querido mandar un mensaje a sus seguidores en redes donde ha agradecido la ola de cariño que ha recibido durante las últimas horas. Además, ha destacado la lección aprendida tras este importante susto. «Esto nos va a servir para ver la vida de otra manera». 

Irene Rosales
Gtres

«Gracias de todo corazón por la cantidad de mensajes que me estáis mandando con mucho cariño, amor y energía de la buena para Kiko. Tanto él como yo os lo agradecemos muchísimo», ha escrito Irene Rosales en sus historias de Instagram. La sevillana ha subrayado que es imposible responder a tantos mensajes, pero que está leyendo todos poco a poco. «Ha sido un gran susto, pero tengo un marido que es fuerte». A continuación ha indicado que a partir de ahora se tomarán la vida de otra manera. «Para saber que la vida es YA, y hay que saber saborearla de una bonita manera». 

Irene Rosales habla de la recuperación 

«Ahora queda tener paciencia para una recuperación total y descansar mucho que estos días están siendo agotadores», ha asegurado. Durante las últimas horas no se ha separado del lado de su marido, también ha atendido muy amablemente a la prensa que se ha agolpado a las puertas del hospital. Ha terminado este último post mandando un «beso enorme» por parte de los dos.

Kiko Rivera
Instagram

A pesar de que la andaluza en un primer momento confirmó que «seguramente» Isabel Pantoja iba a visitar a su hijo, aún no lo ha hecho. El motivo principal es que los médicos han recomendado al DJ que no se altere y evite vivir sobresaltos. «Así que todo lo que pueda producir alteraciones en su estado de ánimo no es beneficioso, es todo lo contrario», afirmaba Luis Rollán, amigo personal de la familia, quien sí ha podido visitarle. El colaborador recordaba que Kiko Rivera lleva más de un año distanciado de su madre por lo que un reencuentro podría alterarle en este momento en el que precisa calma.