Máxima de Holanda: «Es un honor suceder a mi suegra»

La princesa Máxima de Holanda sigue haciendo frente a sus compromisos oficiales después de que su suegra, la reina Beatriz anunciara su abdicación. Ayer, la heredera holandesa asistió a una conferencia en un céntrico hotel de Amsterdam, donde fue fotografiada luciendo su habitual sonrisa. Esta previsto que en las próximas semanas, la agenda de la princesa sea más liviana, pues debe prepararse para la solemne e histórica ceremonia en la que ella y su marido serán entronizados como los reyes Guillermo Alejandro y Máxima, que se celebrará en Amsterdam el próximo 30 de abril.

A partir del 30 de abril, la vida cambiará mucho para la princesa Máxima con sus nuevas responsabilidades como reina. Al margen de las cuestiones puramente representativas, tendrá que preparar el cambio de residencia, pues ya se ha anunciado que próximamente Guillermo y Máxima dejarán su residencia en Wasennar para trasldarse al palacio Huits ten Bosch, que hasta ahora ha ocupado la reina Beatriz. También deberá preparar sus looks para los fastos de la investudura y en Holanda se dice que la hoy futura reina de Holanda podría decantarse por su diseñador fetiche, el belga Vermeulmaxima de holandaen.

 Máxima se prepara ya para sus futuras obligaciones como reina.

La mujer de Guillermo de Holanda ha admitido a la cadena RTL News que «Es un honor suceder a mi suegra, aunque aún me queda mucho trabajo por hacer».