La reina Máxima viajó a Zwolle, a 120 kilómetros al noreste de Amsterdam, para inaugurar la nueva clínica Isala,un inmenso edificio de diseño vanguardista. Tras la ceremonia de inauguración, la reina visitó el ala infantil que lleva el nombre de su hija mayor, Amalia, algo de lo que comentó que sentía muy orgullosa, y el centro de atención coronaria.

Para el acto, Máxima eligió un conjunto de falda muy vaporosa y top en tonos grises, complementado con una gran pamela a tono de Fabiene Delvigne. En cuanto a las joyas, optó por un aderezo de perlas negras formad por broche, pendientes y un brazalete con un diseño más actual que las piezas mas valiosas y clásicas que lucen en otros actos de mayor calado institucional.

maxima-1

La reina lució un conjunto en tonos grises incluyendo las joyas.