Marie, esposa del príncipe Joaquín, rivalizó una vez más en glamour y elegancia con su cuñada.

Como es tradición, la reina Margarita presidió el acto junto a su marido, el príncipe Henrik.

 

Cruce de confidencias entre Federico y Mary, los herederos daneses, en el palacio de Chriastianborg.