Al parecer no queda ni rastro de la crisis matrimonial que les achacaron, en la que incluso se dio por hecho una separación. Ninguno de los dos confirmó ni desmintió nada, aunque, eso sí, en medio de los rumores, Marta Ortega y Sergio Álvarez se mostraron en público como si tal cosa. Fue en el Vilamoura Champions Tour 2014, en la región portuguesa del Algarve. Posteriormente, volverían a aparecer juntos en el Furusiyya FEI Nations Cup, en Barcelona, y después en otro torneo hípico en Mijas, Málaga.

En esta ocasión, la hija de Amancio Ortega, dueño del imperio textil Inditex, se ha dejado ver de nuevo junto a su marido en otra competición, la exhibición ecuestre Horse Week, que tuvo lugar en el recinto madrileño de Ifema. Ella participó en la prueba CSI2 International Jumping y él en la Copa del Mundo CSI5. 

Sergio Álvarez es uno de los mejores jinetes españoles, y ella también presume de un excelente nivel como amazona. Aunque profesionalmente se dedica a los negocios paternos, y en su día será su heredera al frente, no duda en dar rienda suelta a su pasión por los caballos siempre que puede. Es más, su padre levantó el hipódromo de Casas Novas.

Marta Ortega y Sergio Alvarez

El matrimonio comió con su hijo, Amancio, en un reservado del centro.

Fuera de la pista, Marta Ortega y Sergio Álvarez demostraron que, si la ha habido, han superado ampliamente su bache sentimental. La pareja se casó el 18 de febrero de 2012, después de tres años de noviazgo. En 2013 nació su primer hijo, Amancio, llamado así en honor del abuelo materno, y su felicidad fue completa. 

Siempre han sido una pareja muy discreta, por eso mismo cuando surgieron los rumores de su ruptura sorprendieron tanto. Ninguno quiso hablar al respecto, pero en un momento Sergio se limitó a decir: “Son todo invenciones”.

Marta Ortega y Sergio Alvarez

La familia disfrutó de inmejorables vistas sobre la pista de competición.

Ahora han vuelto a demostrar que todo marcha bien. El matrimonio comió en un reservado del complejo, donde les acompañaba su pequeño, con quien se deshacían en cariñitos. Luego el jinete tuvo que marcharse para competir, no sin antes despedirse de su hijo y de su mujer, con un dulce beso. Así se salvan los obstáculos…

Marta Ortega y Sergio Alvarez

Un momento de charla ante la mirada del pequeño Amancio, de casi dos años.

Marta Ortega y Sergio Alvarez

Marta Ortega y Sergio Álvarez se despidieron, momentáneamente, con un beso.

Marta Ortega y Sergio Alvarez

Los gestos de complicidad y cariño no dejan lugar a dudas sobre su ¿reconciliación?

Marta Ortega e hijo

Marta Ortega entretuvo a su hijo leyéndole un cuento.

Marta Ortega e hijo

Marta Ortega, Amancio y una amiga presenciaron los alardes de Sergio Álvarez montando a su caballo.

Marta Ortega y Sergio Alvarez

Un momento lleno de ternura entre madre e hijo.