vicario
Marisa Vicario ha estado disfrutando del tenis con sombrero y gafas de sol.

Marisa Vicario, madre de la ex tenista Arantxa Sánchez Vicario, ha reaparecido por primera vez tras la muerte de su marido, Emilio Sánchez, que falleció el pasado mes de febrero a los 83 años. Lo ha hecho durante el partido de tenis de Rafa Nadal durante el Torneo Godó, donde ha aparecido con sombrero y gafas de sol.

La madre de Arantxa se ha mostrado sonriente, a pesar de que tan sólo hace dos meses que perdió a su marido. Parece que poco a poco empieza a retomar la normalidad, y estuvo hablando con una amiga antes de que diera comienzo el partido de tenis. Marisa Vicario se convirtió en uno de los apoyos de su marido, que en los últimos meses estaba delicado de salud.

vicario-2
La madre de Arantxa Sánchez Vicario, muy sonriente antes de comenzar el partido.

Emilio llevaba ingresado desde el pasado mes de diciembre y no logró remontar los problemas de salud. A su lado ha estado su esposa, Marisa Vicario, quien alcanzó una gran popularidad mediática al haber acompañado a su hija en todos los torneos del circuito cuando era muy joven. Tras la desaparición de su marido, Marisa continúa disfrutando de una de sus pasiones: el tenis.

Marisa parece no haberse reconciliado con su hija, con la que tenía grandes diferencias, que acabaron en los tribunales y el hecho de que viajara hasta Barcelona para despedirse de él puede considerarse como un gesto de acercamiento. En cualquier caso, pese a las diferencias, no fue un momento precisamente fácil para ella.

xisca
Xisca Perelló, junto a la hermana de Rafa Nadal, y Eugenia Martínez de Irujo, muy sonriente.

Xisca Perelló y Eugenia Martínez de Irujo, fans de Nadal

Marisa Vicario no fue el único rostro conocido que mostró su apoyo a Rafa Nadal en las gradas. Y es que pudimos ver a Xisca Perelló, que últimamente no se pierde ningún partido de su pareja. Hace unos días, precisamente, celebró la victoria de Nadal en el Master de Tenis de Montecarlo de una manera muy efusiva, que dio la vuelta al mundo.

La pareja celebró la victoria, muy esperada, después de varios años sin ganar, con un beso, que se convirtió en una imagen muy compartida por los medios de comunicación. En el Torneo de Godó estuvo acompañada de la hermana del tenista, con la que mantiene una increíble relación de amistad. Otra que no quiso perderse el partido de Nadal fue Eugenia Martínez de Irujo, que estaba muy sonriente, y acompañada de una amiga.

rafa
La pareja celebró, así, la victoria del tenista en Montecarlo.