Mariló Montero se pronuncia tras las disculpas de Pablo Iglesias: “Nadie me defendió”

La pasada tarde, Pablo Iglesias pidió disculpas de manera pública a Mariló Montero por los comentarios que hizo sobre ella dos años antes en una conversación privada que se filtró.  En un chat de la aplicación Telegram, el líder de Podemos aseguró que azotaría a la periodista “hasta que sangrase”. Si en aquel momento el político aseguró que se trataban de “bromas” o “ironías” que no se decían “en serio”, parece que el tiempo ha cambiado su forma de pensar.

Pablo Iglesias pide perdón a Mariló Montero

“Siento mucha vergüenza de haber hecho en un mensaje de Telegram privado una broma machista imperdonable. A veces he hecho comentarios que cuando lees después dices: es impresentable. Ahí lo que uno puede hacer es pedir disculpas y decir: Lo siento mucho y esto lo hice mal”, dijo la pasada tarde durante su comparecencia ante la comisión que investiga la financiación de partidos políticos.

Una disculpa que, sin embargo, no ha bastado a Mariló. La madre de Rocío Crusset intervino poco después en el programa de radio ‘Más de uno’, presentador por Carlos Alsina, dejando claro que las palabras de Iglesias no reparan el daño que sufrió y no son suficientes. “Las disculpas no significan lo mismo que el perdón. Disculparse de algo significa que no sientes lo que has hecho y perdón es que te arrepientes de algo que reconoces haber hecho”, ha explicado Montero. “Él ha elegido muy bien el pedir disculpas y ha evitado pedir perdón”, sentenció.

Mariló Montero se queja de que nadie la defendió

Aunque ahora parece que se ha retractado, la que fuera presentadora de ‘La mañana’ quiso recordar que en aquel momento “Nadie o casi nadie salió en mi defensa, en un momento en el que el ‘Me Too’ estaba en plena efervescencia. Ninguna mujer, ni compañeras, ni compañeros salieron a defender lo que había dicho el señor Iglesias en una conversación privada con el señor Monedero”.

“Yo en aquel momento estaba subdirigiendo ‘La Mañana’ de Televisión Española y mis conversaciones con el señor Monedero se limitaban a gestionar una entrevista con el señor Iglesias. Yo jamás le di pie para que él pudiera derivar en ese tono una conversación privada, que tiene el derecho de hacerlo, evidentemente. Lo que me choca es la falta de respeto que se ha tenido hacia mí por parte del señor Iglesias, que nunca accedió a darme una entrevista. Eso es lo que a mí realmente me ofende”, terminó diciendo.