María Teresa y Edmundo Arrocet han disfrutado de una romántica escapada a Málaga, donde han aprovechado para ir a la playa. Mientras el cómico prefirió no bañarse, la presentadora si se animó a acercarse a la orilla del mar y darse un remojón.
Cómplices y encantados de poder estar juntos, estuvieron intercambiando confidencias y en bastantes ocasiones se les veía reír y también ofrecerse muestras de cariño.
Instalados en la estupenda casa que María Teresa tiene con vistas al mar, en una de las zonas más cotizadas de la capital de la Costa del Sol y con la playa prácticamente en su puerta, las jornadas en Málaga de Teresa y Bigote son sumamente tranquilas. Salvo para estar un rato en la playa, apenas salen a la calle y la mayoría de las ocasiones han preferido almorzar y cenar en la casa.

Sin embargo, esta visita tiene un lado amargo, ya que Teresa también ha viajado a Málaga para ver a su hermana pequeña, Araceli, a la que le han detectado un tumor. Aunque ella misma ha comentado que el pronóstico es bueno y que el caso es parecido al que padeció Terelu, las Campos no pueden evitar estar preocupadas: «Somos optimistas porque los médicos no han dicho que lo seamos».

letizia
Su relación sentimental ha sido el noviazgo sorpresa del verano. Ellos no se han escondido ni han eludido hablar claro de lo bien que se sienten juntos. Si han puntualizado que es muy incipiente y quieren ir poco a poco, aunque ya hay rumores de que es posible que Edmundo se mude a Madrid para vivir junto a María Teresa, algo que él no ha confirmado. María Teresa, por su parte, si ha desmentido que se vaya a instalar en Las Palmas de Gran Canaria, donde actualmente tiene Arrocet su residencia.