Mar y Javier dieron un tranquilo paseo por las calles de Ibiza. La ex-modelo de 45 años, iba del brazo de su marido, que se muestra muy recuperado tras el «susto» por haber contraido la malaría hace unos meses. Después del paseo, ambos se sentaron en una terraza a reponer fuerzas, él con una caña y Mar con un refresco.

mar-flores-y-javier2

El empresario ha ganado algo de peso y luce un aspecto saludable tras haberse recuperado de la malaria que contrajo

Javier tiene buen aspecto pero el pelo más encanecido, sin duda debido a los múltiples problemas a los que ha tenido que hacer frente. En enero supimos que tendrá que pagar 1,7 millones de euros a Hacienda y asumir un año de pena de prisión. El empresario está acusado de un delito de uso de información privilegiada relacionado con la venta de unas acciones; al  parecer vendió un paquete de acciones sabiendo que su precio bajaría tras la operación. Merino, que ha recurrido la sentencia, no irá a la cárcel por carecer de antecedentes penales. Ya en 2013 el yate del empresario tuvo que ser precintado por problemas con el fisco.

mar-y-javier-terraz

Mar y Javier, tomando algo en una terraza en Ibiza

A lo largo de los que han sido unos meses complicados, la ex-modelo, de 45 años, ha estado siempre al lado de su marido, apoyándole en lo bueno y en lo malo. Para Mar, Javier es el hombre con el que está llevando la vida que ella siempre quiso: tranquila y alejada de los focos.  Se casaron en 2001, hace ya 14 años y forman un matrimonio sólido y estable, con 4 hijos en común: Beltrán, Mauro y los gemelos Bruno y Darío. Mar tiene además a Carlo, fruto de su anterior matromonio con Carlos Constanza.