Desde que le conocimos como torero, a finales de los años 80, Manuel Díaz ‘El Cordobés’ siempre destacó por su aspecto de niño bueno. La sonrisa tímida y, sobre todo, el cabello rubio, algo largo, le ha caído sobre los ojos durante más de 25 años, convirtiéndose en dos de sus señas de identidad.

Así le vemos si echamos la vista atrás, pues Manuel Díaz siempre ha apostado por llevar este look con el que se sentía tan cómodo. Hasta ahora. En sus últimas apariciones el madrileño ha llamado la atención por su cambio total de look, con el que parece una persona casi nueva y un auténtico ‘it boy’.

A sus 48 años, ‘El Cordobés’ está más guapo que nunca y es que un simple corte de pelo y una mejor elección de vestuario han conseguido que parezca un hombre nuevo y rejuvenecido. Y no solo se trata solo de algo físico, sino también de actitud.

Su sonrisa ha evolucionado a la vez que su peinado, está más guapo y, como lo sabe, también está más seguro en sí mismo. Este cambio se produce poco después de que un juez le diera por fin la razón y sentenciara de que el también torero Manuel Benítez es su padre.

Una victoria en el plano personal a la que hay que sumar su estupenda relación con su mujer, Virginia Troconis, y su nuevo proyecto como concursante de ‘Master Chef Celebrity’, donde, hasta su expulsión, fue toda una sorpresa.

Primeras imágenes

primeras-imagenes

La primera vez que conocimos a Manuel Díaz como torero fue en 1988, cuando saltó a la plaza de Las Ventas con la sonrisa que no ha perdido.

Renovado

renovado

Más a lo moda que nunca, Manuel Díaz está también más guapo que nunca. Su nuevo corte de pelo le ha quitado años de encima.

Más guapo

mas-guapo

Su sonrisa ha evolucionado a la vez que su peinado, está más guapo y, como lo sabe, también está más seguro en sí mismo.

¿Inspiración?

inspiracion

Esta nueva imagen del torero recuerda a la del famoso actor Eddie Redmayne. ¿Se habrá inspirado en él?

Cambio a los 48

cambio-a-los-48

Ha sido a los 48 años cuando ‘El Cordobés’ ha cambiado. Ahora está más atractivo que nunca y ha demostrado que un simple corte de pelo y una mejor elección de vestuario.

Mejor consejera

mejor-consejera

Su mujer, Virginia Troconis, es su mejor consejera en la vida y seguro que detrás de su cambio de imagen está su nombre.

Niño bueno

nino-bueno

Si echamos la vista atrás recordamos a «El Cordobés» por su cara de niño bueno.