La princesa recibe con frecuencia a sus padres en Nueva York, donde fijó su residencia hace ya dos años.