Madonna, que el 10 de marzo publica su último trabajo, Rebel Heart, ha vuelto a sorprender con el videoclip de su primer sencillo Living for Love, donde interpreta a un matador, rodeada de bailarines caracterizados como toros, en un escenario que simula un ruedo. Según ella ha explivado: «Mi nueva canción es un tira y afloja entre la agresividad, y la ternura y vulnerabilidad». 
La cantante compartió protagonismo con otras estrellas como Rihanna, Taylor Swift o Beyoncé. Pero ante estas reinas musicales, el gran triunfador de la noche fue el cantante británcio de 22 años, Sam Smith, que se llevó a casa tres gramófonos, trofeo que representa a los más prestigiosos galardones de la industria.

Rihanna

Rihanna, con un espectacular vestido de Giambattista Valli.

Beyonce

Beyoncé se llevó un Grammy con su marido, Jay Z,  por la mejor interpretación R&B por Drunk in love.

Nicole

Nicole Kidman y Keith Urban, una de las parejas más románticas de la noche.

Taylor

Taylor Swift fue la más elegante de la noche, con un vestido de Elie Saab.

Miley

Miley Cyrus, con un orginal diseño con estratégicas aberturas.