Lydia Lozano se rompió este miércoles en el plató de ‘Sálvame’ al hablar sobre cómo afrontar la pérdida de un ser querido.


Lydia Lozano demostró en el mes de marzo una vez más la fortaleza que la caracteriza. A pesar de que su hermano, Jorge Lozano, estaba luchando por coronavirus, ella acudía cada día a ‘Sálvame’ para comentar la actualidad del corazón. La periodista hizo ‘tripas corazón’ hasta que desafortunadamente este profesor tan prestigioso falleció. No pudo superar este virus que tanto ha azotado en España y dejó desolado a todo su entorno, en especial, a su familia. Aunque han pasado cuatro meses del fatídico día, Lydia Lozano sigue llorando su ausencia, tanto es así que este miércoles volvió a romperse en plató al recordarle. Todo sucedió cuando Paz Padilla se dirigió a Ana Obregón para darle un consejo sobre cómo debía afrontar la muerte de su hijo, Álex Lequio.

Lydia Lozano
Telecinco

“Si te quedas en el porqué, por qué a mí, por qué a él… no avanzas y cuando no avanzas, vuelves a la angustia y a no entender las cosas y es que no hay por qué, no hay respuesta, no la hay, la única manera de avanzar es no haciéndote más preguntas», dijo la humorista. En ese momento, Lydia abandonó el plató, pues no podía reprimir las lágrimas. El duelo está siendo especialmente duro, dadas las circunstancias y más aún si se tiene en cuenta que su único objetivo es apoyar a su progenitora. “La muerte de un hijo no se supera y yo pongo toda mi energía para ayudar a mi madre”, dijo la colaboradora. No ha tenido tiempo para llorar su fallecimiento al estar centrada en que su madre no se derrumbe tras enterrar a su hijo. «Yo no he pasado casi el luto porque estoy todo el rato pendiente de mi madre (…) Lo único que quiero es que ella se ría y que cuando hablemos de él, nos riamos”, espetó.

Lydia Lozano
Telecinco

Jorge estuvo 45 días ingresado, pero ninguno de sus familiares pensó que fallecería por esta enfermedad. Tal fue la sorpresa que tras su muerte ninguno de ellos era consciente de lo que estaba sucediendo y ahora le cuesta enormemente hablar sobre ello. Delante de las cámaras prefiere no hacerlo, ya que su madre puede estar viendo el programa y prefiere no confesarse así. Tiene miedo de que ella se sienta culpable por ello, una consecuencia que Lydia quiere evitar a toda costa. A pesar de que la única intención de Paz Padilla era ayudar a la periodista a que dejara los lastres atrás y soltara todo lo que tenía dentro, la tertuliana quiso ser comedida, dadas la situación que afronta.

A su lado como siempre tiene a Charly, su apoyo más incondicional desde hace varias décadas. Él siempre le ha demostrado que está junto a ella, dando igual los reveses que le dé la vida y esta vez no ha sido menos. Lydia Lozano trata de refugiarse en el trabajo para superar la pérdida de alguien tan querido para ella como era Jorge, eso sí, hay debe darse tiempo para ello y ella es consciente de ello.