lula
Lula da Silva ha sido consolado por todos los presentes

Lula da Silva, ex presidente de Brasil, ha vivido uno de los peores días de su vida: el entierro de su mujer Marisa Letícia.

La ex primera dama de Brasil perdió la vida el pasado 3 de febrero a los 66 años.

Marisa Letícia había sido hospitalizada en el hospital Sirio Libanés de São Paulo el pasado 24 de enero tras sufrir un derrame cerebral en su casa.

lula-entierro
Multitudinario adiós a Marisa Letícia

En este mismo hospital, la mujer de Lula da Silva no ha podido superar este trance.

Casados desde 1974, el ex presidente de Brasil conoció a la que ha sido su mujer hasta el final de sus días, cuando él le prestó ayuda a ella desde su condición de sindicalista, tras haberse quedado viuda en circunstancias trágicas y embarazada.

Madre de cuatro hijos, fue la inseparable de Lula y su gran apoyo en los buenos y malos momentos.

Como es lógico, Lula da Silva se ha mostrado profundamente afectado en el entierro de su querida esposa, en el que ha tenido que decir adiós media vida junto a ella.

lula-da
Lula da Silva visiblemente afectado en el entierro de su mujer