Lucía Sánchez ya está en casa con su hija Mía y no podría estar más feliz de haber cumplido el sueño de convertirse en madre, aunque quizá nunca hubiese pensado que estas serían las circunstancias que rodearían el alumbramiento de su princesa. La concursante de ‘La isla de las tentaciones’ ha sido madre junto a Isaac Torres, su exnovio, aunque parece que han llegado al acuerdo de no hacer más leña del árbol caído y aunar fuerzas por el bien de la pequeña que acaban de traer al mundo y a la que acaban de presentar al mundo ante sus seguidores.

Lucía Sánchez hija Isaac
Foto: Instagram

Así lo ha hecho la concursante de realities, que ha querido mostrar los momentos de más carga emocional tras haber dado a luz, nada más que le dejaban a su hija Mía sobre su regazo tras el tremendo esfuerzo. Una fotografía que quizá no sea en la que mejor aparece, ni la que más filtros ha instalado para lucir espectacular, pero sí la que más emociones encierra, lo que ha cautivado a sus seguidores: “Este es el justo momento en el que todo cambia. Ya no duele lo que digan o el daño que puedan hacerme a mí, ahora solo pienso en que esté bien, feliz, sana y que no le roce ni el viento”, escribía Lucía Sánchez, demostrando el nuevo sentimiento de protección que ha aflorado en ella desde que se ha convertido en madre.

El primer momento en el que tuvo a su hija en brazos siempre será un recuerdo difícil de borrar de su mente. Un instante mágico que ha querido compartir con sus seguidores, pues considera que ha sido uno de los días más especiales de su vida, a pesar de reconocer que ha sido “muy duro” el momento del parto. Pero ha estado en las mejores manos, pues ha contado con un equipo de profesionales en el hospital para el que tan solo tiene palabras de agradecimiento.

Ahora Lucía Sánchez ya está en casa disfrutando de los primeros momentos con su hija Mía. Ahora las emociones le desbordan, aunque el balance siempre es positivo: “Puedo decir que soy inmensamente feliz, me siento llena, completa y más fuerte que nunca. Gracias Mía”, remataba su mensaje de empoderamiento, que parece un dardo directo a su exnovio, quien después de haberle sido infiel en diversas ocasiones y no saber cómo hacerla feliz, ahora ha entendido que con ella y su hija ya es completa. Y es que Lucía supo que estaba embarazada a los pocos días de romper con Isaac, quien promete que a su hija nunca le faltará de nada y él se encargará de hacer que sea una niña feliz, aunque no pudo conseguirlo como pareja.