Lucía Rivera está de celebración. Hoy la modelo sopla 21 velas y lo hace disfrutando de una estabilidad que, precisamente en este momento, contrasta con las turbulencias que están azotando su vida familiar, especialmente la de su padre, Cayetano Rivera Ordóñez.

Los planes de Lucía Rivera que podrían alejarle de Marc Márquez

Cuando hace tres años la joven alcanzó la mayoría de edad Lucía Rivera era, inevitablemente, la hija de Blanca Romero que Cayetano Rivera adoptó al casarse con la maniquí asturiana. El divorcio del torero y la modelo cuando lucía era solo una niña marcó su vida pública, ya que, dadas las circunstancias en las que terminó el matrimonio, nunca ha quedado del todo claro si padre e hija mantenían una relación normal o, por lo menos, fluida.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Red is the new black ❤️🤪 @carmendejuan 🥰 mañana os enseño fotos oficiales del eventazo🤪

Una publicación compartida de LUCIA (@luciariveraromero) el

Lucía lleva tres años hablando claro: ella quiere ser modelo y lo quiere ser por méritos propios, a pesar de lo alargada que es la fama de sus padres. Y lo cierto es que, haciendo balance, las cuentas salen a favor de la joven. Imagen de numerosas firmas de todo tipo como Citroen o Dutty Free, modelo de marcas TOP internacionales como Ralph Lauren, colaboradora de casas cosméticas como MAC, son incontables y de categoría las casas que confían en la imagen de Lucía Rivera para atraer a sus potenciales clientes.

Además, en tiempos de Internet la hija mayor de Cayetano Rivera ha demostrado que se puede ser ‘influencer’ sin caer en la exposición total, y los más de 150.000 seguidores que están pendientes de su día a día en Instagram están atentos a sus pasos en el mundo de la moda, sus viajes y, cómo no, su historia de amor con Marc Márquez.

Hace solo unos meses que se conoce el romance entre el piloto de Moto GP y la modelo y, aunque tratan de ser muy discretos, la pareja no se esconde y ya son varias las ocasiones que se han dedicado mensajes públicos a través de las redes sociales.

1Un nombre propio

Lucía sabía cuál era su vocación desde que era adolescente y no esperó a cumplir la mayoría de edad para comenzar a trabajar sobre las pasarelas.

2A base de mucho trabajo

Aunque con sus apellidos Lucía ha podido tener alguna puerta abierta más que otras chicas completamente anónimas, ha sido su madre, Blanca Romero, quien más la ha apoyado en estos primeros años de maniquí.

3Quiere volar

Al igual que su gran amiga Alba Díaz, Lucía no reniega de sus orígenes pero quiere volar en libertad y hacerlo por méritos propios.

4Aunque en España ya ha conseguido dejar atrás sus apellidos

Ser hija adoptiva de Cayetano Rivera es algo que siempre acompañará a Lucía y aunque en sus inicios era inevitable relacionarlos, ahora la joven es un conocido nombre propio en las pasarelas nacionales. 

5Cuida de la imagen de sus padres

Cada vez que es preguntada por Blanca o Cayetano, la modelo no duda en ser sincera y contar su verdad, ensalzando siempre la figura de sus padres. 

6Por complicadas que sean las cosas

Tanto es así que a pesar de las idas y venidas familiares que asolan a Cayetano, bien sea con sus hermanos o su mujer, Lucía siempre cuida las relaciones familiares.

7Y no esconde su historia de amor

En su nuevo papel como protagonista de una historia de amor que acapara titulares, la modelo ha demostrado ser tan discreta como generosa sin ocultar nunca su romance con un número uno del deporte español como es Marc Márquez.