Hubo un tiempo en el que Lucía Rivera y Marc Márquez llevaban (o lo intentaban) su relación en secreto. Esos días quedaron atrás y tras un prudencial tiempo juntos han decidido oficializar su relación. De hecho llegaron a posar juntos en un photocall, un hecho que hoy en día se interpreta como un bautismo público para una pareja.

La hija de Cayetano Rivera ha reaparecido en un momento delicado para su padre, con motivo del encendido navideño de la tienda World Duty Free del aeropuerto. Allí ha querido hablar sobre la intervención quirúrgica a la que ha sido sometida Marc Márquez tras sufrir una subluxación en el hombro derecho: «Se está recuperando. El tío es fuerte pese a que la operación es complicada y no voy a hablar más de él que no me gusta hablar de mi vida privada».

Sobre sus planes de Navidad, Lucía Rivera no quiso confirmar si va a viajar con él o no: «No te lo voy a decir. Yo voy a intentar irme. Tengo cuatro días y los demás trabajo. Así que Asturias y poco más. En enero me voy a trabajar fuera, a hacer castings y a trabajar más, así que ahora disfrutaré de mi tierra».

Consumida casi la primera semana de diciembre, empieza a ser el momento perfecto para decidir los deseos para el próximo año. La hija de Cayetano lo tiene muy claro y, de paso, deja un dardo: «Mi deseo para el año nuevo es que a la gente le deje de interesar tanto la vida de los demás y seamos más felices con la nuestra porque cuando eres feliz no te fijas tanto en la vida de los demás, vives la tuya».

¿Y  nivel personal? «Pues le pido que siga igual. Tengo una vida personal y profesional plena, soy feliz». Palabra de Lucía Rivera.