En las márgenes del Casco Antiguo, junto al barrio de Santa Cruz, en su interior se dan cita diversos estilos arquitectónicas, desde el mudéjar al renacentista, consecuencia de las múltiples modificaciones que ha sufrido a lo largo de la Historia, desde que en el año 913 el califa Abderramán III mandara construir una nueva sede de gobierno en Sevilla.

Puedes hacer una visita guiada por el edificio, pero ten en cuenta que para disfrutar de este espectacular complejo, con sus suntuosos jardines, necesitarás unas dos horas aproximadamente.

El Palacio Mudéjar, conocido también como de Pedro I, te dejará fascinado con la espectcular bóveda del Salón de Embajadores, obra de Diego Ruiz, en 1427. Te encantarán también el Patio de las Doncellas, el Patio de las Muñecas y la Alcoba Real. Para preparar tu visita y comprar con antelación las entradas: www.alcazarsevilla.org.

sevilla1

El palacio ha servido de alojamiento a la Familia Real española y a los jefes de Estado de visita en Sevilla.

sevilla2

La bóveda del Salón de Embajadores, espectacular.