lomana
Carmen Lomana fue invitada este viernes al programa ‘Sálvame Deluxe’.

Carmen Lomana está pasando, probablemente, las peores semanas de su vida después del fallecimiento de su madre, Fefa, la pasada semana. Además, se une la polémica de la herencia, en la que al parecer, la socialité no está incluida.

“No es un plato de buen gusto hablar de este tema hoy aquí”, aseguraba Carmen al inicio del programa. “No puede ser más triste y las noticias que se han dado son muy inexactas”, aclaraba. Y es que Carmen cataloga lo ocurrido como humillante. “El testamento no se ha abierto todavía. Se abre en 15 días y el documento que ha salido no es válido. Es muy duro”, concluía Carmen en el avance previo del programa Sálvame Deluxe de este viernes, en el que ha estado presente para aclarar todo.

Al parecer, los hermanos Lomana acudieron el mismo día del entierro de su madre al notario, donde se les hacía conocedores de algunos de los repartos de la herencia de su madre y en el que Carmen parece no estar presente. «Mis hermanos y yo nos quedamos muy extrañados al leer ese documento, pero carece de valor. Mi madre no sabía escribir en ordenador. No me interesa el valor de las joyas. Yo no valgo por lo que tengo, sino por lo que soy», aclaraba la socialité. Ante la duda de si Fefa era consciente de lo que firmaba, Carmen apuntó: «Yo no soy quien para decir que mi madre no estaba en condiciones».

La guerra entre hermanos continúa

Después de mantener una conversación con los colaboradores de ‘Sálvame Deluxe’, Carmen tuvo que escuchar las palabras de su hermano Rafa, que entró en el programa a través de una conexión telefónica. «Yo solamente me he dirigido a esta persona como personaje público. La tengo metida en el juzgado. Entra en terrenos en los que nadie le ha llamado», hacía saber el ganador de ‘Supervivientes’ 2014.

«Mi madre tuvo la cabeza en su plena conciencia el año pasado y ha sido consciente de todo lo que hacía. Quiero que quede puntualizado. Mi madre hizo un documento y sabía lo que estaba haciendo. Lo que mi madre haya decidido dejarme, es a mí, no a mi esposa. Mi hermana tendrá que responder en un juzgado las barbaridades que ha dicho. Yo no he entrado en su vida privada en ningún sitio», concluía Rafa antes de colgar.