Hace justo un año Laura Matamoros se encontraba en un momento de lo más estable. O al menos eso parecía. Con un bebé de 7 meses y enamorada del cocinero Benji Aparicio, la más conocida de las sobrinas de Mar Flores se había hecho su propio hueco en televisión, donde comentaba diversos ‘realities’ tras haber llegado a la fama después de ganar ‘GHVIP’ y ‘Supervivientes’.

Apenas unos meses después saltaba la noticia: Laura había roto con el padre de su hijo y, en cuestión de semanas, había recuperado la ilusión gracias a Daniel Illescas, un joven ‘influencer’ del entorno de Dulceida, una de sus amigas más conocidas en el universo 2.0. La llegada del catalán a su vida supuso un giro de 180 grados para la hija de Kiko Matamoros y un tremendo impulso para su carrera digital.

La vida de Laura Matamoros ha cambiado en todos los aspectos

View this post on Instagram

Tic tac ? El tiempo vuela…

A post shared by Laura Matamoros (@_lmflores) on

Convertida en una más del grupo de su chico, la hermana de Diego Matamoros comenzó a participar en numerosas actividades y viajes de ‘influencers’, pasando a publicitar incontables marcas a través de sus redes sociales y empezando a relegar sus trabajos en televisión a un segundo plano. Daniel y Laura se convirtieron en la pareja de moda y su presencia era constante en todo tipo de eventos para ‘it-boys’.

Conforme su romance se afianzaba la distancia entre Laura Matamoros y la televisión se hacía más evidente, hasta el punto de desaparecer de la parrilla. Pero no era oro todo lo que relucía entre ellos y tras varios meses de rumores el romance entre Dani y Laura llegó a su fin, quedándose la colaboradora compuesta, sin pareja y alejada del medio que la lanzó al estrellato.

Ahora que ya no están juntos y que, tal y como publicó SEMANA, Laura ha decidido darse una nueva oportunidad con el padre de su bebé, parece que la joven Matamoros ha vuelto a encontrar su lugar en la pequeña pantalla.