El príncipe puso en marcha oficialmebnte la campaña desde su casa de Eikenhorst, en Wassenaar, cerca de La Haya.