La aparición hace unos días de las hermanas Olsen en la entrega de unos premios infantiles en Nueva York sorprendió a propios y extraños. Resulta que las famosas gemelas ya no eran tan gemelas… Es decir, que cada vez se parecen menos.

Ashley y Mary-Kate se hicieron muy populares a mediados de los ochenta en la serie Padres forzosos, en la que comenzaron siendo bebés (las dos se turnaban para interpretar un mismo papel, el de la benjamina de la casa), y en la que permanecieron hasta 1995. Cuando acabaron su periplo televisivo, las dos han ido evolucionando en el negocio del espectáculo de una manera ejemplar. De niñas prodigio y actrices con toque Disney han pasado a ser diseñadoras de éxito. Y es que la moda ha sido finalmente la carrera en la que verdaderamente brillan y cada vez tienen más adeptos gracias a su propia marca. Además, ambas se han convertido en auténticos iconos.

Ashley y Mary-Kate Olsen

Ashley y Mary-Kate, a finales de los ochenta, cuando trabajaban en la popular serie Padres forzosos.

Ahora, a sus 28 años, parecen iniciar una nueva etapa. Al menos estética. Si Ashley se ha hecho famosa por su look con prendas oversize y pelo suelto y cubriéndole los lados de la cara; Mary-Kate siempre ha sido la más arriesgada, cambiándose el color del pelo, de rubio a moreno, y viceversa, y adoptando posturas algo más góticas.

Pero además, sus cambios no solo han sido de estilo, sino también faciales. Desde pequeñas es evidente que sus rasgos han cambiado por el crecimiento… y por el bisturí. Las dos han retocado su tabique nasal, antes algo ancho, pero si Ashley decidió parar hace tiempo, parece que Mary-Kate, que sale desde hace dos años y medio con Olivier Sarkozy, hermano del expresidente francés, parece que va sin frenos. 

Ashley y Mary-Kate Olsen

Ashley y Mary-Kate Olsen en su preadolescencia, cuando todavía protagonizaban películas infantiles.

La última aparición pública de Mary-Kate Olsen ha provocado un efecto parecido al de Renée Zellwegger recientemente, cuando apenas era reconocible después de haberse sometido a varias intervenciones estéticas. En el caso de Mary-Kate, vemos que su nariz es todavía más fina y arqueada que antes, y que sus pómulos y labios cada día están más marcados. También se observan rastros de bótox…

El resultado es que las gemelas Olsen han pasado a la historia. Si buscaban la individualidad y que nadie las confundiera, desde luego que lo han conseguido.

Mary-Kate Olsen

Mary-Kate en 2006 y Mary -Kate en 2014: ¿es la misma persona?

Ashley y Mary-Kate Olsen

Las gemelas Olsen, después de uno de los desfiles de su firma de moda.

Ashley y Mary-Kate Olsen

Las gemelas Olsen suelen posar muy juntas y con gesto asustadizo.