portada

Las declaraciones más contundentes de Antonio David Flores y Olga Moreno

La boda de Rocío Carrasco arrastra el ojo del huracán a Rocío Flores, la nieta de Rocío Jurado, apenas superada su polémica ausencia en la ceremonia del sello de ‘la más grande’. Y Olga, a la que la joven llama ‘mi madre’ en las redes sociales, nos concede su primera y más esperada entrevista.

Olga Moreno, la mujer de Antonio David Flores, rompe su silencio ante las exultantes muestras de alegría de Rocío Carrasco anunciando su boda: «Se lo debo a los niños», ha declarado en las páginas de SEMANA. Además, habla sobre cómo está pasando Rocío la nula relación con su madre: «He visto llorar muchas veces a Rocío, y los últimos días más por el tema de la boda. Rocío sufre porque le falta su madre».

A continuación, os mostramos las declaraciones más sorprendentes de Antonio David Flores y Olga Moreno.

12Todo por ellos

todo-por-ellos

«Concedo mi primera entrevista porque al no invitarla a la boda y con filtraciones a personas cercanas a su madre, han vuelto a poner a Rocío en una situación muy dura. Me duele que digan lo que no es gente que no les conoce para nada y yo, que he vivido años con ellos, sé que no se merecen nada de lo que han vivido ni de lo que les está pasando», ha contado Olga.

11No es lo que parece

no-es-lo-que-parece

«Rechazo que Rocío sea rebelde. No sabe lo que es eso ni como adolescente: no va de discotecas. Antes, si iba al cine la llevábamos nosotros con sus amiguitas y la recogíamos. Ahora, su hora son las 2 de la madrugada com mucho y todo el tiempo manda whatsapps, para que sepamos que está bien. ¿Consentida? Para nada: mi padre militar y en casa hay disciplina. Ni caprichosa. Soy yo quien le insiste para ir de compras. Tampoco gasta mucho: le doy dinero y me devuelve hasta el céntimo… Es súper mimada», apunta Olga.

10Sobre la boda de su madre

sobre-la-boda-de-su-madre

«Pregunté a Rocío: ‘Si tu madre te llamase, ¿te irías?’. Me dijo que ni la iba a llamar ni iría, porque necesita normalidad y un encuentro previo, hablar con su madre, comer juntas… No ir a una boda por ir. Lo está encajando con dolor y sufre una barbaridad. La he visto llorar muchísimas veces antes y en estos días, aún más, porque le falta su madre. Pero si en cuatro años no lo ha hecho, ni se ha preocupado de si ha estudiado, si ha comido, si está bien, no creo que la invite», apunta Olga rotunda.

9Echa de menos a su madre

echa-de-menos-a-su-madre

«Rocío echa de menos todo de su madre. Me pregunta: ‘¿Por qué tú eres así conmigo y no mi madre?’. Porque es su madre, la ha parido. Se siente culpable y me pregunta: ‘¿Yo soy mala, Olga?’. Y yo le digo que no puede ser más buena, que no se culpe: ‘Has vivido lo que has vivido y no pasa nada. Un día se calmarán las cosas, vendrá tu madre, te pedirá perdón y no habrá pasado nada’. Ella lo ve tan lejano, como yo».

8Su boda

su-boda

Rocío y David acudieron a la boda de Antonio David y Olga cuando ambos tenían 12 y 10 años: «Hace siete años fue muy distinto, por la afectividad que tienen con mi familia y su ilusión con la boda. Aunque era civil, sin padrinos, nos saltamos el protocolo y Rocío hizo de madrina. Leyó una carta muy emotiva con sus sentimientos hacia nosotros, que nos hizo llorar a todos», ha explicado Antonio David.

7Cómo fue el enlace

como-fue-el-enlace

«Más emotiva no pudo ser la boda y casi lloré tanto como mi marido. Que me esperasen en el altar los dos Davides… El hijo me ayudó a subir las escaleras, me cogió el ramo y me puso la alianza… No esperaba la alianza que yo tenía para él y luego, al recibir el permiso para besar a la novia, fue el niño el primero que me besó. ¡No podía estar más feliz! Y Rocío, tan bonita, tan dulce», dice emocionada.

6Roces

roces

«Rocío y yo tenemos roces. Mi caballo de batalla es: sé ordenada, recoge la casa que no es solo tu cuarto… Algo normal, porque yo era así a su edad, aunque ahora me pueden la limpieza y el orden. Con su hermana no hay ni medio problema, es la primera en ayudar y está encantada si le pido que la baje a la calle».

5La infancia de Rocío

la-infancia-de-rocio

«La infancia de Rocío no tiene nada que ver con lo que he vivido en mi casa, con mi madre, mi padres, mis hermanos; unas vacaciones, un veraneo, una playa. Yo tengo unos recuerdos maravillosos de mi infancia en familia que Rocío no puede tener de la suyo, no por nosotros, que les hemos llevado de Semana Santa y a todos los parques acuátivos que pueda haber… Solo han ido a la playa con su madre una vez en 2002, a Chipiona. David es el más capillita del mundo, le encanta una Semana Santa, la Feria y siempre la escusa: ‘Hay que estudiar más’, ‘es que…’. Los niños no se merecen eso. Vale que lo tuviesen con nosotros, pero también lo podían tener con su madre, que tenía medios».

4La considera su madre

la-considera-su-madre

En relación a lo que escribió Rocío hace dos años en sus redes sociales: «Es halagador que me lo diga en privado, porque yo sé muy bien lo que soy para Rocío y para David, pero se equivocó al hacerlo en público y no me gustó la repercusión que tuvo y que ella no esperaba. Aunque lo hizo sin maldad, ya le dije que no debería haberlo hecho».

3Le falta su madre

le-falta-su-madre

«Cuenta con nuestro cariño siempre, pero por supuesto, le falta su madre. Yo si me faltara la mía, me moriría y a ella le falta su madre, yo no lo soy. La trato y la quiero como a una hija, pero soy la mujer de su padre. Y su madre es su madre, pese a las peleas y las dificultades».

2Confesora

confesora

«Rocío me cuenta todo. Si tiene algo que contar a alguien, me lo dice a mí. Sus historias de chicos, sus sueños… ¿Todo? No creo, pero digamos que me cuenta casi todo. Aunque hay alguien con quien tiene más complicidad que conmigo: su tata Mari Cruz, la que siempre ha estado con ella y su hermano y Rocío dice que es ‘su madre’, su amiga…», explica Olga.

1Sobre el pequeño David

sobre-el-pequeno-david

Olga siente un cariño especial por el hijo de Antonio David. «He cuidado mucho de David cuando estaba con nosotros y cuando no. En el colegio saben como he ido a bajarle el dobladillo del pantalón y he aprovechado para cortarle las uñitas… Cosas fundamentales que no siempre han estado atendidas. Cuando vivía su abuela los niños siempre me han venido impecables: aseados, con su ropa limpia… Después hay una dejadez surrealista, teniendo en cuenta que hay recursos, aunque se lo encargues a alguien. Una madre, si su hijo tiene un problema y puede, por ejemplo, perder audición, está pendiente. Y si tiene una operación, está ella», ha explicado Olga.