Ana Torroja fue la última invitada que asistió al programa de Bertín la pasada noche del lunes. A pesar de todos los años que han pasado, el legado de Mecano sigue presente. Y aunque la exvocalista del grupo no ha querido hablar mucho sobre el tema, ya que para ella fue una etapa delicada y difícil, forma parte de su vida. Y Bertín con la discreción que le caracteriza le sacó algunas declaraciones, que para ella son muy dolorosas. 

Ana Torroja desveló cómo fue la ruptura de Mecano tras 25 millones de discos vendidos.

 

En 1992, y tras más de 25 millones de discos vendidos, el grupo se deshizo de la noche a la mañana. La cantante confirmó que nadie se esperaba que José Cano tomara la decisión de abandonar el grupo: «Ni Nacho ni yo sabíamos que José iba a dejar Mecano», confesó. Para continuar: «Te dan el premio así por la trayectoria al grupo más importante español y lo único que se me ocurrió decirle a José es que si no tenía otro momento para decirlo que dijo. O que nos lo hubiera dicho antes a nosotros«, confesó. «Fue un momento feo porque la gente también se quedó helada». 

Tras esa confesión en público, Nacho y Ana hablaron con él para saber qué le había llevado tomar esa decisión tan impactante para todos: «A nosotros nos contó varias razones: una personal, otra de salud… Yo salí llorando de ahí. Fue un momento complicado porque en esa etapa estaba en Nueva York». Ana confesó que la ruptura de Mecano se le hizo grande: «Yo pensé que se me caía el mundo».

Además, la exvocalista del grupo pagó un alto precio por la fama.

Pero esa etapa en Nueva York que parecía ser puntual, finalmente se convirtió en un largo tiempo en el que la artista decidió incluso arrancar su carrera en solitario: «Se volvió a interrumpir (su carrera en solitario) porque se grabó un ‘Grandes éxitos’ de Mecano. Yo me enfadé. ¿No se podía hacer en otro momento? Estaba con un disco que me había costado tanto y me había dado tanto vértigo… Pues no, Mecano era muy grande», confesó. 

Pero además, ella misma explicó que el precio de la fama era muy alto. Perdió el anonimato y todo el mundo la conocía: «Me cambió la vida para mal, soy muy tímida, me gusta esconderme… El hecho de sentirme observada, todo el mundo quería algo mío,no podía ser yo misma». Para continuar: «Llegó un momento que no salía de casa, perdí amigos, solo quería estar con mi familia y mi pareja».