De la actual princesa del pop se puede esperar cualquier cosa. Y así lo ha demostrado esta semana en Londres, donde ofreció un concierto en el estadio O2 Arena, dentro del festival Capital Jingle Ball, en la que interpretó temas de su último disco, ARTPOP.

Cada salida de su hotel en la capital se convirtió en una sorpresa, a cada cual más extravagante. Y es que la cantante lo dio todo. Se la vio vestida de muchas cosas, exhibiendo una creatividad inaudita para la moda, o quizás más bien para el disfraz.

Lady-Gaga-Navidad

La cantante se ha metido completamente en el ambiente navideño.

Sin lugar a dudas, uno de los más llamativos fue el que realizó como homenaje a Picasso, convirtiéndose ella misma en un trasunto de su cuadro Mujer frente al espejo. No solo en el traje, sino también en el maquillaje, al más puro estilo cubista. Un estilo en sintonía con el que sacó unos días antes, poniéndose una túnica corta estampada con el cuadro de La Gioconda.

Otro día también se atrevió con un modelo realizado con tiras de cuero y un tocado tipo medieval; otro con un conjunto de lentejuelas; en otra ocasión luciendo sujetador y estilo vaquero y una más con una enorme peluca de rastas rubias… Y siempre subida a unas altísimas plataformas de fino tacón. Lady Gaga ha conseguido andar con ellas como si tal cosa. Finalmente, la artista ha conseguido ser una auténtica monster, el cariñoso apelativo que ella dirige a sus fans.

Lady-Gaga-Picasso

La cantante, transformada en un cuadro de Picasso.

Lady-Gaga-Londres

Con un modelo de red y cuero.

Lady-Gaga-Londres

Lady Gaga, en plan reina del disco o vedette de revista.

Lady-Gaga-Londres

La cantante, con ropa interior a la vista y una reinterpretación del country.

Lady-Gaga-Londres

Esta vez destacó con su peluca de rastas y un conjunto tipo pijama, y siempre con sus altísimas plataformas.