Letizia cumplió con la única tarea prevista en su agenda oficial de esta semana. No olvidemos que está de vacaciones. Fue para presidir la tradicional recepción ofrecida a las autoridades de las Islas Baleares y a una representación de la sociedad local en el palacio de La Almudaina.

Para esta segunda aparición pública en Mallorca, la Reina ha elegido un conjunto elegante y discreto, completamente en negro, lo cual nos lleva a pensar en el luto por su abuelo materno, recientemente fallecido. Aunque es cierto que el negro es un color al que la Reina es bastante aficionada. Nunca falla, hace más delgada (lo que a ella no le hace falta) y es un básico para cualquier evento de noche.

Letizia

La blusa de Mango con cuello redondo y las manguitas de vuelo (ya conocida) era muy favorecedora, y combinarla con estos pantalones sedosos de corte clásico de Boss me parece todo un acierto. Las nuevas sandalias de tiras de Magrit con varios estampados (pitón, dorado y negro) son una preciosidad.

En el tema complementos, volvió a sacar su cartera de pitón de Adolfo Domínguez y además se puso unos pendientes largos de la firma Coolook, que es una de las preferidas de Isabel Preysler. Cuestan 275 euros en su web.

En cuanto al pelo, liso de nuevo. Y ya. El resultado es un look muy natural, con el toque justo de sofisticación, para brillar sin eclipsar.

Letizia

Letizia

La sonrisa de la Reina, y una cierta tristeza en la mirada… ¿O será que me lo imagino?

Letizia
Aquí se puede observar la cartera y las sandalias, que tenían el tacón justo para no fallar por el empedrado del patio de La Almudaina.

Este estilismo contrasta con el que lució el año pasado, curiosamente al contrario, un vestido y en blanco total. Puestos a comparar, ¿con cuál os quedáis?

Letizia

El año pasado, para esta misma recepción, Letizia se puso un vestido midi blanco con escote asimétrico de Felipe Varela, que ya había lucido en dos ocasiones anteriores.