La reina, con sus nietos mayores en Mallorca