La otra boda de Fran Rivera

El maravilloso trascoro barroco de la catedral sevillana acogió el 23 de octubre de 1998 la boda de Eugenia Martínez de Irujo, única hija de la duquesa de Alba, y Francisco Rivera, primogénito del recordado Paquirri. Sevilla se echó a la calle para festejar en el enlace de la hija de «su» duquesa y un torero de tronío, guapo y trianero. En Fran y Eugenia se unían la casa ducal con más títulos del mundo y el heredero de tres dinastías taurinas: Rivera-Ordóñez-Dominguín. No faltó la representación de la Casa Real, pues en nombre de los reyes acudieron los duques de Lugo, quienes se habían casado en ese mismo escenario tres año y medio antes.

Al enlace de Fran y Eugenia asistieron 1.323 invitados entre los que figuraban aristócratas, toreros, artistas… Fue la boda del año y de sus protagonistas hay ya ausencias muy notables como las de Jesús Aguirre, segundo marido de la duquesa de Alba, Carmen Ordóñez y Rocío Jurado. Parejas que parecían sólidas y felices se rompieron con el paso de los años: los duques de Huéscar, los duques de Lugo, Cayetano y Mar Flores, Jesulín y Belén… sin olvidar a los propios novios, ya que su matrimonio duró solo tres años, aunque les queda en común una hija preciosa, Cayetana, que ahora ha ejercido de madrina en la boda civil de su padre con Lourdes Montes. Recordemos cómo fue la otra boda de Fran Rivera.

16Eligió a su hermano Cayetano como padrino

eligio-a-su-hermano-cayetano-como-padrino

Pasadas las once y media de la mañana, Eugenia salió del sevillano palacio de Dueñas con su hermano y padrino de boda, Cayetano Martínez de Irujo. Al ser los hijos menores de la duquesa de Alba, estaban muy unidos. Eugenia estaba preciosa con un traje de inspiración medieval de Ungaro. Por su parte, el conde de Salvatierra vestía el uniforme de maestrante.

15Fran con su madre y madrina

fran-con-su-madre-y-madrina

Entre gritos de «guapo, guapo», el novio salió del torerísimo hotel Colón con su madre, la recordada Carmen Ordóñez. Fran vestía el clásico chaqué y la bellísima madrina lució un total look azul, mantilla incluida, que fue muy comentado. Lo complementó con pendientes de brillantes y un zafiro como broche sujetando la mantilla.

14Una diadema única

una-diadema-unica

Eugenia no es amiga de joyas muy ostentosas, aunque ese día sujetó una preciosa mantilla antigua a la majestuosa diadema de perlas, diamantes y platino que había pertenecido a la emperatriz Eugenia de Montijo, tía bisabuela de la duquesa de Alba, que la recibió en herencia. La complementó con unos diminutos pendientes de brillantes y solo llevó la alianza de casada.

13Cayetana recibió a los duques de Lugo

cayetana-recibio-a-los-duques-de-lugo

Cumpliendo escrupulosamente el protocolo, la duquesa de Alba recibió en la Puerta de San Miguel de la catedral hispalense, donde ella misma se había casado por primera vez, a la infanta Elena y a Jaime de Marichalar, duques de Lugo, quienes representaron a los reyes don Juan Carlos y doña Sofía. La infanta estaba elegantísima con un traje en tonos malva de falda y levita.

12Saludo protocolario a los duques de Lugo

saludo-protocolario-a-los-duques-de-lugo

Al entrar en la catedral, Eugenia Martínez de Irujo, del brazo de su hermano Cayetano, hizo la obligada reverencia a la infanta Elena, quien con su marido, Jaime de Marichalar, ocupó un lugar preminente en el altar. La joven duquesa de Montoro llevaba un sencillo recogido con una trenza de aire medieval.

11El guiño de Cayetano Martínez de Irujo a Mar Flores

el-guino-de-cayetano-martinez-de-irujo-a-mar-flores

Camino del altar donde ya esperaban Fran Rivera y su madre, Carmen Ordóñez, se captó este gesto de complicidad entre en Cayetano y su entonces novia, la modelo Mar Flores, cuya presencia despertó una enorme expectación, pues ya era público y notorio que a la duquesa no le gustaba esa relación que finalmente se rompió en medio de un sonado escándalo cuando a mediados de 1999 se publicaron unas comprometidas fotos de la modelo con el conde Lequio.

10La emoción de Carmen Ordóñez

la-emocion-de-carmen-ordonez

La ceremonia religiosa, oficiada por el padre Carrillo, amigo de la familia que hizo hincapié en la homilía sobre la indisolubilidad del sacramento del matrimonio, duró una hora y hubo momentos de intensa emoción que provocaron las lágrimas de Carmen Ordóñez para las que la duquesa de Alba tuvo un comentario de desaprobación, pues le hubiera gustado que quien se convirtió ese día en su consuegra hubiera controlado más sus emociones.

9La salida de la catedral ya convertidos en marido y mujer

la-salida-de-la-catedral-ya-convertidos-en-marido-y-mujer

A la una de la tarde, los flamantes señores de Rivera y duques de Montoro salían de la catedral entre los aplausos y vítores de las miles de personas que se habían congregado en la zona. Antes de regresar a Dueñas para la sesión fotográfica, los recién casados hicieron una visita a la trianera Capilla de los Marineros, donde rezaron ante la Esperanza de Triana y el Cristo de las Tres Caídas y a la cofradía de Los Gitanos, donde Eugenia se emocionó ante «su» Virgen de las Angustias.

8La foto de familia

la-foto-de-familia

Tras la ceremonia, los novios y familiares más allegados se reunieron en los maravillosos jardines del palacio de Dueñas para las fotos familiares. En esta imagen destaca la presencia de Ernesto Neyra, que entonces estaba casado con Carmen Ordóñez y la de Kiko Rivera, hermano del novio, que quiso tenerlo junto a él ese día a pesar de las malas relaciones que sobre todo su madre mantenía con Isabel Pantoja. Concluida la sesión fotográfica, novios, familiares y el resto de invitados se trasladaron a la finca La Pizana, regalo de boda de la duquesa de Alba a su hija, donde se srivió el ágape nupcial. Los 1.323 invitados degustaron unos exquisitos aperitivos, seguidos de bogavante y langosta, poularda con verduras, milhojas de chocolate y tarta nupcial. No faltó la fiesta flamenca que se prolongó hasta bien entrada la madrugada.

7La felicidad de la duquesa de Alba

la-felicidad-de-la-duquesa-de-alba

La duquesa de Alba, a quien vemos con su segundo marido, Jesús Aguirre, (quien murió en 2001), vivió un día pleno de felicidad pues casaba a su única hija con Fran Rivera, al que adoraba y conocía desde niño dada su amitad con Antonio Ordóñez. Ese cariño es parte del pasado, pues Cayetana no le perdonará nunca a Fran Rivera que litigara con Eugenia por la custodia de su hija. Pero aquel día estaba espléndida con un vestido de Tony Benítez que complementó con una soberbia mantilla y pendientes de esmeraldas.

6Mar Flores, la otra gran protagonista

mar-flores-la-otra-gran-protagonista

Al margen de la novia, Mar Flores acaparó la atención de los fotógrafos. Fue invitada personalmente por su novio, Cayetano Martínez de Irujo, quien finamente consiguió que madre aceptara la presencia de la modelo en la boda. Mar estaba espléndida con un sastre de Christian Dior, top de encaje y zapatos a tono. Como todas las invitadas lo complementó con una mantilla blanca como indicaba el dress code de la boda. Se daba como seguro que Mar y Cayetano serían los siguientes en casarse, pero rompieron al año siguiente y ella conoció a Javier Merino, su actual marido,con quien tiene cuatro hijos.

5Los duques de Huéscar poco antes de su separación

los-duques-de-huescar-poco-antes-de-su-separacion

La boda de Eugenia y Fran fue una de las últimas apariciones de Carlos Fitz -James Stuart, duque de Huéscar y heredero del ducado de Alba, y su esposa Matilde Solís, antes de separación, que se produjo medio año después. Pero ese día, Matilde cumplió impecablemente con su papel y complementó su modelo con un fastuoso aderezo de perlas proveniente del joyero de los Alba. Carlos y Matilde obuvieron la nulidad en 2006 y ella se volvió a casar y tuvo un nuevo hijo.

4Kiko Rivera, feliz por su hermano

kiko-rivera-feliz-por-su-hermano

Kiko Rivera tenía 14 años cuando su hermano mayor, Fran, con quien siempre se ha llevado muy bien, se casó con Eugenia Martínez de Irujo. Guapo y bien trajeado, ese día Kiko estuvo arropado por su tío materno, Agustín Pantoja, con quien aparece en la foto. En esa época, Kiko estaba alejado de los problemas que desde hacía año enfrentaban a sus dos familias por la herencia de su padre, Francisco Rivera «Paquirri».

3Julián Contreras jr. y su prima Belén

julian-contreras-jr-y-su-prima-belen

Tampoco faltó a la boda Julián Contreras jr, hijo de Carmen Ordóñez y de su segundo marido, Julián Contreras, y hermano menor del novio. Tenía 12 años y mantenía y matiene una estrecha relacion con sus hermanos mayores. Al enlace acudió con su prima hermana, Belén, hija de Belén Ordóñez.

2Cuando Jesulín de Ubrique y Belén Esteban eran felices

cuando-jesulin-de-ubrique-y-belen-esteban-eran-felices

Otra de las parejas que despertó una gran expectación fue la formada por Jesulín de Ubrique y una tímida y sonriente Belén Esteban, que vivían los momentos más felices de su relación en la que la la hoy llamada «princesa del pueblo» se mantenía en un discreto segundo plano. Al año siguiente de esta boda nació su hija Andrea que no logró consolidarlos como pareja, sino muy al contrario como su enfrentamiento posterior demostró.

1Rocío Jurado y Ortega Cano, entre los más aplaudidos

rocio-jurado-y-ortega-cano-entre-los-mas-aplaudidos

José Ortega Cano, otro de los toreros invitados al enlace, y su mujer, Rocío Jurado protagonizaron una de las anécdotas de la jornada. Se retrasaron un poco y llegaron justo cuando lo hacían los duques de Lugo, lo que les obligó a entar por otra puerta. La inolvidable chipionera, que falleció hace7 años, fue una de las artistas más aplaudidas por la multitud que abarrotaba los alrededores de la catedral.