destacadainfanta
La Infanta Cristina no pasa por uno de sus mejores momentos.

La Infanta Cristina no pasa por uno de sus mejores momentos desde que en 2011 se destapara el Caso Nóos, trama en la que su marido, Iñaki Urdangarin, y su socio, Diego Torres, habrían montado una supuesta red de corrupción que incluyó el desvío de dinero público y el fraude fiscal, según informó el juez que llevó el caso.

“Es muy duro que la familia te abandone”, se ha lamentado estos días la Infanta Cristina a una semana de tenerse que sentar ante el juez, donde acude denunciada por el sindicato Manos Limpias como cooperadora necesaria de dos delitos fiscales en el caso Nóos, según ha publicado el diario digital El Español.

Según distintas fuentes de su entorno, Doña Cristina “está muy desfondada” por una situación que ya dura más de cuatro años y que sigue deteriorándose desde ese 12 de diciembre de 2011 en el que la Casa del Rey impuso el alejamiento oficial a su marido por su conducta “no ejemplar”, continúa el artículo de dicho medio.

“Está muy impresionada por la dureza familiar, por la ignorancia y el menosprecio del que está siendo víctima”, señalan fuentes del entorno de la Infanta Cristina, quien «jamás» pudo imaginar el infierno en el que iba a convertirse ese “ya veremos” con el que Rafael Spottorno, el jefe de la Casa, zanjó ese 12 de diciembre de 2011 el futuro de la infanta, expone El Español.

reyes
Los Reyes comieron el día de Navidad con los Reyes eméritos.

Estas Navidades, la relación con su familia parece seguir resquebrajándose, ya que la Infanta Cristina ha celebrado estas fiestas en Ginebra (Suiza), ciudad a la que ha acudido su hermana, la Infanta Elena, con la que sigue manteniendo una buena relación. Por su parte, Felipe y Letizia han celebrado la Nochebuena con la familia Ortiz. En cambio, la comida de Navidad la hicieron con los Reyes eméritos, Don Juan Carlos y Doña Sofía, en el Palacio de la Zarzuela, tal y como expresó la Infanta Margarita.