Andrea Janeiro, más conocida popularmente como Andreíta, solo tiene 14 años, pero demuestra ser una niña muy madura para su edad. Tanto que recientemente vivió uno de los episodios más tensos a los que ha tenido que enfrentarse en su corta vida.El pasado domingo por la mañana se encontró a su madre, Belén Esteban, tirada inconsciente al pie de las escaleras en su chalé de Paracuellos del Jarama (Madrid) con lo que parecía una fuerte subida de azúcar. Hay que recordar que la joven padece diabetes desde niña. Sin pensarlo dos veces, la adolescente llamó por teléfono a unos amigos íntimos de la colaboradora, en los que su madre confía en estas situaciones, y ellos, a su vez, recurrieron al servicio de Urgencias 112.

La propia Belén Esteban, que había participado la noche del sábado en el programa  Abre los ojos… y mira (Tele 5), donde presentó en exclusiva su libro Ambiciones y reflexiones, ha contado este lunes el desagradable incidente en una intervención telefónica en su programa, Sálvame (Tele 5): «Al levantarme el domingo en mi casa, iba medio dormida y me equivoqué de insulina. Cogí la rápida y me puse 30 unidades, que es una barbaridad. A la hora me quedé dormida y ya no recuerdo más. Me caí por las escaleras y mi niña oyó el golpe. Andrea me encontró tirada en el suelo».

Belen-Esteban Andreita

Belén y su hija, Andrea, recientemente por los alrededores de su casa.

Esta versión desmiente la que había contado unas horas antes la periodista Marisa Martín Blázquez en El programa de Ana Rosa (Tele 5), en el que afirmaba que Andrea había tenido que llamar a los efectivos sanitarios el sábado por la noche al no poder entrar en su domicilio, y que aquellos habían tenido que forzar la puerta de su casa para poder atender a Belén Esteban.  

Belén Esteban, quien cumplió 40 años el pasado 9 de noviembre, fue trasladada al ambulatorio de Paracuellos, pero como no lograban estabilizarle el nivel de glucosa, optaron por ingresarla en el hospital Santa Sofía. Allí permaneció en observación durante unas horas y, una vez recuperada, la copresentadora fue dada de alta y regresó a su casa para guardar reposo.

«Lo he pasado muy mal. Casi me muero. En la ambulancia al hospital iba muerta. Me tuvieron que reanimar tres veces. Los médicos que me han atendido otras veces, me dijeron que nunca me habían visto así», ha dicho Belén. Afortunadamente, todo ha quedado en un susto y cuenta con el cariño de los suyos para terminar de ponerse bien del todo. «Muchas gracias por preocuparos ya estoy bien y hoy toca reposo como me han aconsejado los medicos.un besazo para todos», ha escrito Belén en su Twitter.