? #summer2017

A post shared by Jessica Bueno (@jessica_bueno) on

Jessica Bueno nos ha dejado muy sorprendidos con la última foto que ha compartido en las redes sociales. Se trata de un posado en bañador al borde de una piscina con unas increíbles vistas. De esta forma, la modelo da la bienvenida al verano, con un espectacular posado en el que presume de cuerpazo.

Desde un nuevo destino vacacional (que ha preferido no desvelar por el momento), Jessica Bueno está preparada para dar el pistoletazo de salida al verano 2017 junto a su marido, Jota Peleteiro, y sus hijos Francisco y Jota. No es la primera instantánea que ha sorprendido a sus seguidores, ya que se han vuelto asiduas las imágenes en las que aparece presumiendo de tipazo.

Summer is beginning ??? #estoyllenadeparches?

A post shared by Jessica Bueno (@jessica_bueno) on

@envidiame_official #anamoyabyenvidiame #meibiza #summer2017 #ibiza

A post shared by Jessica Bueno (@jessica_bueno) on

No son las primeras vacaciones para la modelo, que hace unas semanas disfrutó de un merecido viaje a Ibiza en compañía de su marido para celebrar su segundo aniversario de boda. Unos días de lujo en lo que no les ha faltado de nada. La pareja optó por alojarse en ME Ibiza, un hotel de 5 estrellas cuyo precio por noche parte de los 237€.

Un remanso de sofisticación junto a la playa en una bahía de élite con acceso directo en barco. Un punto a favor que Jessica y Jota supieron aprovechar, los dos se han perdido en medio del mar para celebrar su amor en solitario. “Celebrando nuestro aniversario en medio del mar. Solos tú y yo… te amo my love. El teléfono ahora se va para el bolso”, escribía la modelo junto a una imagen de ella y su marido en la proa de un barco. 

Desde allí compartió, precisamente, el regalo que recibió por parte de su marido: el brazalete Love de la firma Cartier, que cuesta 6.100 euros. Se trata de un brazalete en oro amarillo. Tal y como detalla la página web de la firma, esta pulsera “nació en Nueva York en los años 1970, la joya Love sella los amores liberados de convenciones. Sus tornillos gráficos, su óvalo ideal y su elegancia evidente hacen de ella el emblema atemporal de los amores pasionales. Puntuada de diamante, oro amarillo u oro rosa ¿hasta dónde llegaría por amor?”.