La reina Margarita, acompañada por su esposo, el príncipe Henrik, su hijo Joaquín y sus nueras, Mary Donaldson y Marie Cavallier, presidió en la Orangerie del palacio de Fredensborg la cena para conmemorar el 150 aniversario de la Cruz Roja. El maravilloso invernadero de Fredensborg, la segunda residencia de la Familia Real, fue el escenario ideal para este acto benéfico en el que se recaudaron fondos para la institución que preside el príncipe Henrik.

mary-donaldson

Mary Donaldson estaba espectacular con un vestido de inspiración griega color mostaza.

federico de dinamarca

El príncipe Federico no pudo acompañar a la familia, pues se encontraba en Londres en la apertura de Invictus Games y le vemos detrás de Carlos y Camilla.

Mary Donaldson fue, una vez más, la gran estrella de la velada para la que eligió un vestido de inspiración griega en color mostaza, un tono poco habitual en los estilismos de la danera danesa. Lo complementó con un un original conturón negro. Su cuñada, Marie Cavallier, optó por un vestido de encaje negro de línea más clásica. El gran ausente fue Federico, quien se encontraba en Londres donde asistió a la aperturs de Invictus Games en los que participan militares discapacitados a causa de sus heridas guerra.
La reina estaba en su gran vestido de azul real con encaje blanco, la princesa María estaba en un vestido en un color amarillo cálido con cinturón ancho, mientras que la princesa Marie estaba en encaje negro.

mary-donaldson

La bella heredera danesa complementó el traje con unos maravillosos pendientes de orfebrería.

joaquin-marie

Los príncipes Joaquín y Marie, felices tras haberse instalado en Copenhague.