Julio José Iglesias ha hecho unas sorprendentes declaraciones sobre la infancia por la que pasaron él y sus hermanos.

Julio José Iglesias ha hecho una sorprendente confesión sobre la dura infancia por la que pasaron él y sus hermanos. Y es que ha confesado algunos datos de la estricta educación a la que estuvieron sometidos. Lo ha hecho en una entrevista en la CNN, donde ha vuelto a mostrar su faceta más cercana.

No ha dudado en hablar de la estricta educación que recibieron tanto él como sus hermanos por parte de su niñera, a la que llamaban «la seño». 

«Teníamos que comer con las monedas debajo de las axilas», ha declarado contundente a Camillo, el encargado de hacerle la entrevista a Julio José Iglesias. Además, ha desvelado todo lo que tenían que hacer: «Nos hacíamos la cama, teníamos que rezar cada noche, íbamos a misa todos los domingos… La educación era lo más importante».

Pero no siempre querían acatar los planes educativos de «la seño», lo que les costó algún castigo: «Si no nos portábamos bien, no salíamos a la calle el fin de semana o teníamos que escribir algo unas 1.500 veces».

Sus hermanos también tuvieron que acatar esta educación, y todos guardan buenos recuerdos de su cuidadora.

A pesar de que les hizo pasar alguna que otra mala pasada, Julio José Iglesias tiene un buen recuerdo de ella: «Era muy tierna, una persona muy importante en mi vida, una segunda madre». Isabel Preysler le dejó el cuidado de sus tres hijos mayores, y estuvo muy agradecida: «Mi madre confiaba mucho en ella. Si no hubiera venido con nosotros a Estados Unidos, nunca habríamos ido», confesó.