La duquesa de Alba, una mujer que rompió moldes

La duquesa de Alba, una mujer que rompió moldes

Cayetana Fitz-James Stuart, XVIII duquesa de Alba, ya ha entrado en la historia. Para quienes la conocieron bien, era una gran mujer con un extraordinario corazón. Siempre vivió con intensidad porque sentía la vida y le gustaba apurarla hasta sus últimas consecuencias. Nunca antepuso la diplomacia a su verdadera personalidad: «Yo soy como soy en todas partes. Creo, además, que quedo bien porque uno puede ser natural, como en verdad es». Su máxima es hoy su epitafio: «Aquí yace Cayetana, que vivió como sintió».

La duquesa de Alba se casó tres veces y tuvo seis hijos con su primer marido, Luis Martínez de Irujo, hasta la fecha de su fallecimiento. Descendiente de reyes y de lo más granado de la nobleza española, es una figura irrepetible cuya apasionante vida repasamos con algunas de sus fotos de mayor interés.

*Los hombres que amaron a Cayetana

*Así es el nuevo duque de Alba

15Su primera foto

su-primera-foto

María del Rosario Cayetana Fitz-James Stuart y Silva, duquesa de Alba, nació a las 2,20 de la madrugada del 28 de marzo de 1926 en el madrileño palacio de Liria, hija de Jacobo Fitz-James, duque de Alba y de Berwick, y de María del Rosario Silva, duquesa de Aliaga, marquesa de San Vicente del Barco, y perteneciente a la Casa ducal de Híjar, una de las de más antiguas y poderosas de España, pues el título fue concedido por los Reyes Católicos.
Cayetana fue hija única, ya que poco después de nacer ella, su madre, en cuyos brazos aparece al día siguiente de su llegada al mundo, contrajo la tuberculosis que la llevó prematuramente a la tumba el 11 de junio de 1934, cuando sólo tenía 34 años.

14Ahijada de reyes

ahijada-de-reyes

La futura duquesa de Alba fue bautizada en el Palacio Real de Madrid el 17 de abril de 1926 y tuvo como padrinos a los reyes Alfonso XIII y Victoria Eugenia. Llevó el rico traje de cristianar que habían llevado también su madre, su abuela y su bisabuela,y se utilizó la pila de Santo Domingo de Guzmán, que sólo se usaba, y se se sigue haciendo, para el bautismo de los príncipes e infantes de la familia real. En la foto aparece en brazos de su niñera acompañadas por el duque de Alba y la duquesa de Híjar, abuela de la neófita.
Recibió los nombres de María del Rosario (por su madre); Cayetana (por la legendaria duquesa, musa de Goya); Alfonsa (por su padrino, Alfonso XIII); Victoria Eugenia (por su madrina, la Reina); y también fue bautizada como Francisca de Paula, Lourdes, Antonia, Josefa, Fausta, Rita, Castor, Dorotea y Santa Esperanza. Sin embargo, desde el principio se la conoció por Cayetana (nombre que realmente a ella le gustaba) y su padre y más allegados la llamaban por el diminutivo de Tana.

13Una infancia solitaria

una-infancia-solitaria

Con sólo 8 años, Cayetana perdió a su madre, y creció en Liria rodeada de mayores: «Aunque siempre jugaba sola, nunca me aburrí. Era muy imaginativa y me divertía jugando a los indios y los exploradores por todos los rincones de los jardines de Liria. El contacto con mi padre me hizo aprender a tener amigos en todas partes y de cualquier ideología».
Fue su abuela materna, la duquesa de Híjar, quien ejerció de segunda madre con ella. Recibió mucho cariño y atenciones además de una severa y estricta educación como correspondía a una Grande de España; pero desde muy niña, la futura duquesa demostró una gran independencia y espíritu rebelde, dos de los rasgos más acusados de su personalidad.A pesar de su corta edad, en esta foto ya se comprueba su afición por los collares y abalorios que la acompañó siempre.

12Viajó por el mundo desde niña

viajo-por-el-mundo-desde-nina

La pequeña Tana aprendió junto a su padre el gusto por viajar que la acompañaría hasta casi el final. Recorrió mundo desde niña (en la foto la vemos con su padre en Egipto) y el contacto con nuevas gentes y culturas enriqueció su personalidad. Fue una época muy intensa, pues el duque de Alba y su familia acompañaron a los reyes al exilio. Tana vivió en París y nunca olvidó la impresión que le produjo la imagen del palacio de Liria destrozado cuando volvieron a España.

11Irrepetible amazona en la Feria de Sevilla

irrepetible-amazona-en-la-feria-de-sevilla

En ningún sitio se sentía Cayetana más a gusto que en su querida Sevilla y su palacio de Las Dueñas, donde vivió algunos de los momentos más felices de su vida como su puesta de largo o su boda con Alfonso Díez. Su espléndida imagen de amazona paseando por el Real de la Feria se esperaba con expectación año tras año y «la duquesita», como era conocida en la capital hispalense, siempre recogía las muestras de cariño de los sevillanos.

10Su puesta de largo

su-puesta-de-largo

La puesta de largo de la entonces marquesa de San Vicente del Barco, que era el título que ostentaba, se celebró en el palacio de Las Dueñas, el 28 de abril de 1943, dos días después de que Cayetana cumpliera 17 años.Como regalo, su padre le obsequió el título de duquesa de Montoro que llevaría con orgullo hasta convertirse en duquesa de Alba, y que hoy lleva su hija Eugenia. Estaba muy guapa y ya despertaba pasiones entre millonarios, toreros, aristócratas… 

9Su compromiso con Luis Martínez de Irujo

su-compromiso-con-luis-martinez-de-irujo

En 1946 Cayetana conoció en Madrid a quien pronto se convertiría en su primer esposo: Luis Martínez de Irujo y Artacoz, hijo del duque de Sotomayor. Era seis años mayor que ella e ingeniero de profesión. Los presentó un amigo común y luego se verán ocasionalmente en algunas fiestas. Coincidieron durante las vacaciones de verano en Zarauz y allí se consolidó el romance que acabó en boda. El compromiso se hizo público el 28 de enero de 1947. Cayetana regaló a Luis un reloj y él una fastuosa pulsera de diamantes que incluso puede ser utilizada como tiara, como hizo su nuera Genoveva cuando se casó con Cayetano. En la foto, vemos a los novios con el duque de Alba, en los jardines del palacio de Las Dueñas.

8Cayetana y Luis, protagonistas de “la boda del siglo”

cayetana-y-luis-protagonistas-de-la-boda-del-siglo

Cayetana Fitz-James Stiart y Luis Martínez de Irujo se casaron el 12 de octubre de 1947 en el altar mayor de la catedral de Sevilla, un privilegio del que solo disfrutarían en el sigo XX la princesa Esperanza de Borbón (tía del rey Juan Carlos),el duque de Huéscar (hijo mayor de Cayetana) y la infanta Elena. Fue un acontecimiento de repercusión mundial, pues se la definió como «la boda del siglo» por su fastuosidad.Su traje de novia, que costó 125.000 pesetas de la época estaba adornado con encajes del siglo XVIII; la cola del vestido medía cinco metros y la novia lució la fabulosa diadema de perlas y diamantes que había pertenecido a la emperatriz Eugenia, tía-bisabuela de Cayetana.El ágape tuvo lugar en el palacio de Dueñas. Asistieron tres mil invitados y el duque de Alba se gastó 20 millones de pesetas  … de 1947.

7Luna de miel con escala en la nieve de Gstaad

luna-de-miel-con-escala-en-la-nieve-de-gstaad

Los recién casados tuvieron una larga e inolvidable de luna de miel que duró cinco meses y empezó en Londres, París con parada en Suiza donde visitaron a la reina Victoria Eugenia en Lausana y pasaron unos días en la nieve en la exclusiva estación de Gstaad con el duque de Alba, padre de Cayetana. Desde allí, continuaron viaje con escalas en Nueva York, Filadelfia, Florida, Washington, Chicago, San Francisco, Santa Fe, Ciudad de México, Acapulco, La Habana, Hawái y Honolulu, desde donde regresaron a Madrid con la duquesa ya embarazada de su primer hijo e ilusionada con la nueva vida que acaba de empezar. Se instalaron en un piso de la madrileña calle de la Princesa, contiguo a Liria, cuya reconstrucción comenzó en esa época.

6Una apasionada del flamenco

una-apasionada-del-flamenco

Cayetana fue una gran bailaora y adoraba el flamenco. Tuvo dos maestros de tronío: Pastora Imperio y Enrique El Cojo y lucía su arte en las fiestas y reuniones de la época en las que siempre brillaba con luz propia. Una vez que lograron reconstruir el palacio de Liria, la duquesa de Alba montó allí su propio tablao donde siguió bailando hasta una edad muy avanzada. El flamenco, la pintura y los toros fueron sus grandes aficiones.

5Una madre orgullosa

una-madre-orgullosa

De su matrimonio con Luis Martínez de Irujo, que resultó felicísimo, Cayetana tuvo seis hijos: Carlos, nuevo titular del ducado de Alba (2 de octubre de 1948); Alfonso (22 de octubre de 1950), Jacobo (15 de julio de 1954), Fernando (11 de julio de 1959), Cayetano(4 de abril de 1963) y Eugenia (26 de noviembre de 1968), en cuya presentación fue tomada esta fotografía en uno de los salones del palacio de Liria. Podrían haber sido más, pues Cayetana sufrió cinco abortos. Eran años felices y tranquilos que se vieron truncados con la muerte de Luis Martínez de Irujo el 6 de septiembre de 1972 a causa de una leucemia: «Tenía que seguir luchando por mis hijos, aunque hubo un momento en que yo también quise morirme».

4Anfitriona de Jackie Kennedy

anfitriona-de-jackie-kennedy

La duquesa de Alba era una figura de renombre internacional con las relaciones más privilegiadas. En 1966 fue anfitriona de Jackie Kennedy, la viuda del presidente John Fitzgerald Kennedy y una de las mujeres más famosa del mundo, que se hospedó en el sevillano palacio de Las Dueñas en cuyos espléndidos jardines fue tomada esta fotografía de dos figuras históricas.

3Con Jesús Aguirre, su segundo marido

con-jesus-aguirre-su-segundo-marido

Cumplidos los 50, seis años después de quedar viuda, un nuevo amor surgiría en la vida de Cayetana, Jesús Aguirre y Ortiz de Zárate, ex jesuita. Con sus hijos ya mayores, excepto Eugenia, buscaba en ese nuevo amor al hombre que también fuese su compañero y apoyo moral en la vida.
La relación despertó una viva polémica, pero, una vez más, Cayetana pasó por encima de comentarios y conveniencias sociales siguiendo únicamente los dictados de su corazón. La boda tuvo lugar el 16 de marzo de 1978 en la capilla del palacio de Liria.En la foto, los recién casados aparecen ante el legendario retrato que Goya hizo a la duquesa de Alba, uno de los tesoros que se gusrdan en Liria. El matrimonio de Cayetana y Jesús Aguirre resultó un acierto tanto en el plano personal como para el mantenimiento y expansión del fabuloso patrimonio de los Alba. tenido una suerte inmensa y soy absolutamente feliz». Jesús murió el 11 de mayo de 2001, dejando a Cayetana destrozada por la pena.

2Madrina en la boda de su hijo Carlos, el heredero del ducado de Alba

madrina-en-la-boda-de-su-hijo-carlos-el-heredero-del-ducado-de-alba

El 18 de junio de 1988, Cayetana ejerció de madrina en la boda de su primogénito y heredero, Carlos, con Matilde Solís, hija de los marqueses de La Motilla, íntimos de la duquesa. Disfrutaron del priveligio de casarse en el altar mayor y la duquesa de Alba prestó a su nuera la imponente tiara rusa de diamantes que había heredado de su familia materna. Carlos y Matilde tienen dos hijos, Fernando y Carlos, y se separaron en 2000. se da la circinstancia de que los cinco hijos de la duquesa que se han casado están divorciados.

1Su boda con Alfonso Díez, su último gran amor

su-boda-con-alfonso-diez-su-ultimo-gran-amor

En el otoño de 2007, a la salida de un cine en Madrid, Cayetana se encontró con el saludo de un antiguo conocido: Alfonso Díez Carabantes, hermano de un anticuario que había sido íntimo amigo de Jesús Aguirre. Intercambiaron teléfonos y las llamadas de Alfonso empezaron a ser cada vez más frecuentes. Con más de 80 años sentía revivir ilusiones que creía olvidadas. A finales del verano de 2008 estalló la bomba: Cayetana quería casarse y el aspirante a convertirse en su tercer marido y duque de Alba era un funcionario del ministerio de Trabajo nacido en Palencia en 1950… dos años después que el duque de Huéscar, primogénito y heredero de la Casa. La duquesa se enfrentó a la oposición familiar, y no dudó en repartir su herencia en vida entre sus hijos. Ya sin obstáculos, se casó con Alfonso en la capilla del palacio de Dueñas el 5 de octubre de 2011, broche perfecto a una historia de amor con la que Cayetana rompió moldes nuevamente.