Su marcha dejaba desolados a todo el clan Jurado Mohedano, fue por eso que a muchos de sus familiares les costó bastante levantar cabeza. Ha pasado largo tiempo desde entonces y las cosas en su familia han cambiado para peor.

Su intención en vida fue mantener a todos unidos, hijos, tíos, cuñados, sobrinos, además de a su marido, José Ortega Cano, a todos ellos. Las malas lenguas apuntan a que el motivo del distanciamiento entre los miembros de la familia de la artista fue la herencia que dejó, dando lugar a dos bandos muy diferenciados, uno encabezado por Rocío Carrasco y el otro por el resto de sus familiares.

La familia se reunió al poco tiempo de fallecer Rocío para inaugurar el Mausoleo de la artista.
La familia se reunió al poco tiempo de fallecer Rocío para inaugurar el Mausoleo de la artista.

Durante todos estos años, donde los trapos sucios no se han lavado en casa y han quedado al descubierto, Rocío Carrasco ha intentado mantenerse al margen de todas las acusaciones que la han señalado como la mala de la película. La colaboradora de televisión se ha querido desentender de sus hermanos adoptivos, sin cumplir así el deseo de su madre.

Poco duró esta buena relación entre las hermanas.
Poco duró esta buena relación entre las hermanas.

Ni siquiera con José Ortega Cano, marido en aquel entonces de su madre, ha seguido en contacto. Al torero le costó mucho recuperarse de la pérdida de su mujer, se sintió muy solo y no ha sido hasta hace un par de años cuando ha retomado las riendas de su vida, junto a su actual pareja Ana María Aldón, sus hijos Gloria Camila y José Fernando y el pequeño José María. Ortega siempre ha preferido un segundo plano en todas las disputas públicas que ha protagonizado su familia, aunque si ha sido necesario ha sacado la cara por sus progenitores.  

Ahora su mayor preocupación es su hijo José. El joven tuvo que ser de nuevo ingresado en la clínica López Ibor, porque después de tener varios altercados con la policía y unos cuantos problemas con la justicia, el chaval ha tocado fondo. Con tan solo 23 años, José Fernando ha sido padre por primera vez y las responsabilidades en su vida han dado un giro de 180 grados.

 

'La más grande' siempre intentó que la familia estuviese unida y ese fue su deseo.
‘La más grande’ siempre intentó que la familia estuviese unida y ese fue su deseo.

 

Quien sigue teniendo muy presente a la de Chipiona es Gloria Camila, que reconoce acordarse constantemente de su madre estos días durante su paso por ‘Supervivientes’, tanto que le reza todos los días para que la ayude a sobrevivir en la isla. A la superviviente le ha tocado crecer de golpe y hacerse cargo de su familia heredando, en muchos casos, el hueco que su madre dejó. Gloria se ha convertido en la enemiga pública de su hermana Rocío de la que no quiere saber nada y a la que no perdona haberles dejado a ella y a su hermano de lado, al poco de perder a su madre. A la que defiende a capa y espada, también de la gran amiga de las Campos, es a su hija Rocío Flores, nieta mayor de la cantante y por la que sentía una gran devoción.

Pero lo que no imaginaría nunca la Jurado es la separación después de 36 años de matrimonio, entre su hermano Amador y su mujer Rosa Benito. El exrepresentante se hundió tras la pérdida de Rocío, tanto a nivel laboral como personal, y ya no ha vuelto a ser el que era. Ahora los que fueran marido y mujer han rehecho su vida por separado.

Ahora ya cada uno va por su lado.
Ahora ya cada uno va por su lado.

La gran ilusión de la cantante era construir un museo con su nombre en Chipiona y no ha sido hasta hace poco cuando su familia ha decidido dejar a un lado sus diferencias y ponerse manos a la obra para su inauguración. También para esto Rocío Carrasco se ha quedado fuera.

Todo el clan se ha reunido para poder inaugurar el museo en honor a la de Chipiona.
Todo el clan se ha reunido para poder inaugurar el museo en honor a la de Chipiona.