Kiko Rivera y Jessica ya son papás

El ingreso de Jessica finalmente coincidió con una de las sesiones de juicio por el caso blanqueo en Málaga a las que tiene que acudir Isabel Pantoja, que rompió a llorar en el banquillo tras llegarle un sms de su sobrina Anabel, que se encontraba en la misma sala, informándole del inminente nacimiento de su nieto. Su impotencia, pensando que no podría asistir al parto, fue la causa de sus lágrimas. El inexplicable llanto de Isabel, para quienes se encontraban presentes en la vista, coincidió con la declaración de una policía, que en ese momento testificaba ofreciendo al tribunal detalles sobre el patrimonio de la cantante.

Kiko Rivera llegó a la Clínica Sagrado Corazón con Jessi y solo se separó de ella el tiempo necesario para ir a casa a recoger sus cosas, cuando ella quedó ingresada.

Nada más finalizar la vista, a las dos de la tarde, Isabel Pantoja se trasladó rápidamente en coche a la Clínica Sagrado Corazón de Sevilla para poder estar junto a su hijo, que en todo momento permaneció al lado de su pareja. La cantante llegó al hospital sevillano solo unos minutos antes de las seis de la tarde, por lo que pudo acompañarles y compartir con ellos las emocionantes horas previas al nacimiento de su bebé, aunque solo Kiko asistió luego al parto y permaneció en el quirófano con la madre y los doctores.

Kiko estuvo acompañado por su suegra en todo momento. Se les unió Isabel Pantoja casi a las seis de la tarde, antes de que Jessi entrara en el paritorio.

Hasta el momento no se han producido declaraciones de los protagonistas y Kiko se ha mantenido alejado de su inseparable Twitter ya que «ahora lo único que quiere es estar con su bebé», por lo que debemos recibir al nuevo miembro del clan Pantoja con las emocionadas palabras que le dedicó el dj. unos días antes en su cuenta de esa red social: «Cambiarás mi vida. Seré tu guía, te enseñaré, te protegeré, porque no existirá un amor tan grande. Porque iluminarás mi vida y serás mi razón de vivir, ya que vienes de dentro de la mujer más bonita del mundo, tu madre». Su abuela, Isabel Pantoja, que lloró esta vez de emoción al llegar Francisco Rivera Bueno al mundo, volverá al banquillo de la Audiencia malagueña los próximos lunes y martes, como es habitual, pero ahora tendrá un nuevo motivo para la esperanza dentro del oscuro panorama que la rodea.