Kiko Rivera acaba de celebrar su décimo aniversario en la música, pero lo ha hecho con sabor agridulce. El artista actuó este jueves 28 de abril en Sevilla, sin embargo, no convenció al público que acudió al concierto debido «al mal sonido», entre otros motivos. Al parecer, los presentes aseguran que tampoco llevó a los cantantes prometidos, una situación que ha enfadado sobremanera a sus fans, quienes muy molestos han expresado su decepción públicamente.
Así lo confirma Algo pasa tv, donde han publicado un vídeo en el que aparece el hijo de Isabel Pantoja cantando algunos de sus temas más icónicos, aunque el resultado no fue el esperado, según han explicado algunos de los allí presentes. De hecho, hay quien incluso habla de «gallos» y de que incluso la música sonaba por encima de la voz del propio Kiko. Tampoco cumplieron los plazos, ni los tiempos previstos. «Se ha escuchado fatal todo el concierto (…) Pensábamos que duraría una hora y media o dos horas y solo duró una y ya está. Todas las personas quejándose por lo mismo. Iba a traer a Los Rebujitos, pero allí anunció que no podían venir», dice una asistente al concierto de Kiko. Este testimonio destaca que Kiko no animó todo lo que debería al público, nada que ver con la versión de Kiko Rivera, que asegura haber vivido «el concierto más bonito de su vida».
«Quiero agradecer a todo el mundo que vino, fue una tarde noche espectacular (…) Espero que os gustase a los que vinisteis y que os lo pasarais bien», comenta el músico en su red social. Aunque hay opiniones para todos los gustos, lo que queda claro es que las versiones de unos son contradictorias a la que ha ofrecido Kiko horas después de este concierto tan especial para él. Ilusionado con todo lo que le está sucediendo, el hijo de Pantoja ha dado otra fecha a señalar en su calendario y es que el próximo 21 de mayo actuará en Madrid en una sala de la capital, donde promete hacer mucho ruido.
Vídeo: Algo pasa tv

La salida de Kiko Rivera de una discográfica

Fue a comienzos de año cuando Kiko Rivera comenzó a volar solo. A pesar de que había fichado por Universal Music, tal y como publicó SEMANA en exclusiva, tras algún toque de atención por airear su vida privada, ambos tomaron caminos por separado. Desde entonces, su carrera es más pausada y, según algunos incluso más modesta, pero Kiko Rivera asegura estar feliz, ya que es él quien se marca los tiempos y el ritmo en una carrera que, a veces, ha sufrido algún altibajo. Es ahora cuando él no debe seguir consejos o pautas de ninguna compañía, siendo este uno de los problemas que surgían cuando trabaja mano a mano con una de ellas. No aprobaban que entrara en polémicas familiares o que sus redes sociales estuvieran repletas de zascas a sus enemigos, una actitud que provocó el fin de más de una relación laboral.